Tras haber hecho historia como el primer presidente afroestadounidense, Barack Obama se despide de la política con la más alta popularidad desde que llegó al poder en 2009 y muy cerca de los mandatarios más carismáticos de todos los tiempos.

Obama, quien rentará una residencia en Washington a un costo de 20 mil dólares mensuales hasta que su hija Malia complete el ciclo escolar, tiene planeado viajar este mismo viernes a Palm Springs, California, para descansar y no opacar el ascenso de Donald Trump.

Aunque su presidencia dejó al descubierto las divisiones raciales, políticas, económicas y sociales que subsisten en Estados Unidos, una mayoría de los estadounidense perciben su mandato como mayormente exitoso, aunque con matices en temas específicos.

Obama dice así adiós a la política, con un nivel de aprobación del 60 por ciento, un reflejo de que los ciudadanos consideran su mandato en gran medida como un éxito, de acuerdo con un sondeo elaborado por CNN/ORC.

Desde el punto de vista del público estadounidense, los méritos de Obama incluyen su trabajo en educación, sus iniciativas de defensa de los derechos de la comunidad LGBT, así como su política ambiental y sobre el cambio climático.

Obama fue también visto positivamente por su desempeño en temas como la recuperación económica -luego de haber heredado la peor crisis desde la Gran Depresión-, su manejo de los asuntos internacionales y las relaciones raciales.

En contraste, el primer presidente afroestadounidense obtuvo evaluaciones desaprobatorias por su liderazgo en uno de los temas más sensitivos entre el público: la política del control de armas.

Obama obtuvo calificaciones mixtas en dos temas domésticos, migración y salud pública.

En migración no fue capaz de aprobar una reforma migratoria a pesar de contado con una Cámara de Representantes y un Senado demócrata en los primeros dos años de su mandato.

Aunque emitió en 2012 una orden ejecutiva para blindar de la deportación a más de 750 mil inmigrantes indocumentados, su decisión puede ser eliminada de un brochazo por Donald Trump.

En materia de cuidados médicos, su Ley de Salud Asequible, que pasará a los libros de historia como el Obamacare , que muchos consideran el principal logro de su presidencia, comenzó s ser desmantelado por los republicanos.

Obama obtuvo igualmente calificaciones mixtas en dos asuntos internacionales, la lucha contra el terrorismo y la seguridad cibernética.

NOTICIA: Barack Obama dejó el Salón Oval, símbolo del poder

A pesar de sus éxitos, Obama fue un presidente que no pudo disminuir la brecha de divisiones dentro del país.

Un 54 por ciento de los encuestados identificados como demócratas considera que Obama ha sido uno de los grandes presidentes de todos los tiempos. Sin embargo una proporción similar de republicanos considera que ha sido un mandatario mediocre.

Mientras un 95 por ciento de los demócratas habla positivamente de Obama, sólo un 18 por ciento de los republicanos aprueban el manejo de su presidencia.

NOTICIA: Obama se despide en Twitter y anuncia una fundación

Por comparación, sólo dos presidentes de Estados Unidos, Bill Clinton y Ronald Reagan, dejaron el gobierno después de dos mandatos con un nivel de popularidad más alto que el de Obama.

Clinton gozaba de un nivel de aprobación del 66 por ciento en enero de 2001 y Reagan del 64 por ciento en enero de 1989.

rarl