Washington.- El presidente Barack Obama se burló de la ley antiinmigrante de Arizona SB 1070 y se mofó del senador republicano John McCain, otrora impulsor de la reforma migratoria que se mantiene alejado del asunto por cuestiones electorales.

Obama, quien asistió anoche como invitado de honor a la cena anual de la Asociación de Corresponsales de Prensa de la Casa Blanca, lamentó que McCain no haya podido asistir al evento, celebrado con alfombra roja estilo Hollywood en un céntrico hotel capitalino.

'Recientemente (John McCain) dijo que no se podía identificar como un "rebelde" y todos sabemos lo que pasa en Arizona cuando uno no tiene identificación', señaló Obama ante cientos de periodistas, políticos y luminarias del cine y la televisión.

'Adios Amigos', remató la broma Obama hablando en español ante los aplausos y las risas de la audiencia.

Ley antiinmigrante invita al perfil racial: Clinton

Por su parte, la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, dijo hoy que la nueva ley antiinmigrante de Arizona 'invita al perfil racial' y sobrepasa a la autoridad del estado.

La ley 'hace lo que el estado no tiene autoridad para hacer; tratar de imponer nuestra propia ley de inmigración', afirmó Clinton al participar este domingo en el programa de televisión "Meet the Press" de la cadena NBC.

Clinton dijo que no existe duda de que la nueva ley invita a incurrir en el perfil racial y a que las personas puedan ser cuestionadas sobre su estatus migratorio debido al acento con que hablan.

Las declaraciones de Clinton constituyen una de las críticas más duras hechas hasta ahora contra el estatuto por parte de un miembro del gabinete de la administración del presidente Barack Obama.

La ley, promulgada el pasado 23 de abril por la gobernadora de Arizona, Jan Brewer, declara como delito estatal el ser inmigrante indocumentado en esa entidad.

La ley autoriza también a los agentes de policía a detener sin orden de arresto previa a cualquier persona que considere sospechosa de ser indocumentado, lo que ha despertado la atención nacional.

'Está escrita tan ampliamente que si tú estas de visita en Arizona y tienes un acento y eres ciudadano de mi estado de Nueva York, tú puedes ser sujeto a este tipo de cuestionamiento (sobre estatus migratorio), que la ley permite', aseguró Clinton.

La funcionaria federal dijo que la ley fue 'claramente resultado de la frustración' en esa entidad sobre la dificultad de asegurar la frontera y frenar el flujo de inmigración ilegal.

Sin embargo, indicó, la aplicación de la ley de inmigración es competencia del gobierno federal y no de los estados.

Al ser cuestionada sobre si el nuevo estatuto invita a incurrir en perfil racial, Clinton dijo que: 'no creo que exista alguna duda de eso'.

Horas antes, el vicepresidente Joe Biden, criticó también la nueva ley antiinmigrante, al participar en una cena de recaudación de fondos para el Partido Demócrata de Arizona la noche del sábado en Phoenix.

Biden sostuvo que la nueva ley 'sólo incrementa el temor, la sospecha y la intolerancia'.

El representante republicano por Indiana, Mike Pence, criticó al participar también en el programa 'Meet the Press" a los funcionarios de la administración Obama que critican la ley de Arizona promovida por republicanos.

'No sé si la ley es perfecta, pero sí sé que está mal el que funcionarios en este gobierno tiren piedras a la gente de Arizona cuando ellos están tratando de asegurarse de la aplicación de la ley', señalo Pence.

apr