Washington. El gobierno del presidente Barack Obama anunció que establecerá una base de aeronaves teledirigidas en Texas, como parte de un aumento de la vigilancia de tráfico ilegal en la frontera con México.

Las autoridades federales también han firmado un acuerdo que permite a policías locales de comunidades no fronterizas, temporalmente desplazar elementos a la región fronteriza para apoyar el esfuerzo de seguridad, según dijo la secretaria del Departamento de Seguridad Interna, Janet Napolitano.

Nuestros estados fronterizos del suroeste han tenido que soportar más de su proporción de retos , dijo Napolitano, quien fuera Gobernadora de Arizona.

Comparto la frustración que sienten esas comunidades fronterizas .

Durante una ponencia ante una organización privada en esta capital, Napolitano presentó el caso de que la frontera está tan segura en la actualidad como siempre lo ha estado .

También comentó que algunos están buscando anotarse puntos políticos al representar a la frontera como una región mucho más peligrosa de lo que en realidad es. Las cifras cuentan la historia, y no mienten .

Napolitano destacó que aunque las muertes han aumentado en México, la incidencia de crímenes violentos ha disminuido al norte de la frontera.

Asimismo, la incautación de armas, drogas y efectivo se ha incrementado del lado estadounidense, dijo.

Sin embargo, reconoció que hay mucho más que puede hacerse. Esta semana, el presidente Obama pidió al Congreso un fondo de emergencia de 500 millones de dólares para seguridad fronteriza, incluyendo otros dos aviones de vigilancia a control remoto, y 1,000 elementos adicionales para la patrulla fronteriza, que se unirán a los 1,200 elementos de la Guardia Nacional que ya se dirigen a la región.

Muchas de las medidas de seguridad fronteriza que detalló Napolitano habían sido propuestas desde hace tiempo por los Republicanos de Texas, lo que generó una disputa colateral en relación al candidato de Obama para el segundo puesto de la dependencia aeronáutica, la FAA.

Tanto el gobernador de Texas, Rick Perry, como el senador John Cornyn, ambos republicanos, habían presionado durante meses para que se pusiera en servicio un avión sin piloto. Al demorarse Washington, Cornyn bloqueó la nominación de Michael Huerta como segundo de la FAA. Al conocerse que la FAA había autorizado los aviones teledirigidos, Cronyn dijo que votaría en favor de Huerta.

Los aeroplanos de control remoto se utilizan en forma rutinaria en Irak y Afganistán, y patrullan buena parte de la frontera de Arizona, utilizando sensores infrarrojos para detectar tráfico ilegal. El primer avión que tendrá su base en Texas puede volar hasta 20 horas. Llegará a la Base Naval Aérea de Corpus Christi este verano.