Washington.- Barack Obama se erigirá esta semana en defensor del poder de compra de los estudiantes universitarios de tres estados clave, para movilizar al decisivo grupo de los electores jóvenes a seis meses de la elección presidencial estadounidense.

Tras haber hecho referencia estas últimas semanas a temas como la energía, la cuestión de las mujeres y a la justicia impositiva, Obama hablará el martes y el miércoles sobre el costo de los estudios, un asunto lacerante en Estados Unidos, donde los estudiantes salen de la universidad con una deuda media de 25,000 dólares cada uno.

El presidente demócrata ya destacó que su administración reformó el sector de los préstamos estudiantiles al eliminar a los bancos de la ecuación. Pero las tasas de los préstamos subvencionados por el Estado, fijadas por ley en 3.4%, se duplicarán en julio debido a que esa disposición no fue prorrogada en el Congreso, donde los republicanos tienen mayoría en la cámara baja.

Obama, quien desde setiembre de 2011 plantea a los legisladores el desafío de aprobar medidas de estímulo a la economía, de equilibrio de las cuentas públicas en favor de los más humildes, los exhortó el sábado a impedir el aumento previsto y a contemplar subvenciones a los impuestos para ayudar a los estudiantes endeudados, en lugar de aprobar "nuevas reducciones de impuestos a los millonarios".

El presidente repetirá ese mensaje el martes en Carolina del Norte (sureste) y luego el miércoles en Iowa (centro) y Colorado (oeste), en todos los casos en grandes universidades públicas.

La Casa Blanca negó que los desplazamientos del martes y el miércoles tengan propósitos electorales.

Los votantes jóvenes jugaron un importante papel en la victoria de Obama hace cuatro años, cuando el mensaje de "cambio" y "esperanza" de su campaña sedujo a 66% de los electores de entre 18 y 29 años.

apr