Washington.El presidente Obama afirmó el jueves que se mantiene firmemente comprometido con una reforma migratoria, y pidió al Congreso que actúe rápidamente para lograr leyes que incluyan un fuerte enfoque en la seguridad fronteriza, pero que también incluya el legado de EU como un país de inmigrantes... que creyeron que encontrarían un lugar donde podrían ser por fin libres... de vivir sus vidas en paz .

Los temas migratorios dominan las noticias cada semana, y por ello el presidente Obama decidió dirigirse a la nación para enmarcar el tema en sus propios términos, haciendo un llamado al Congreso para adoptar medidas de fondo, aunque resaltando la importancia de mantener la frontera segura.

En un discurso ante la Facultad de Servicio Internacional de la American University en esta capital, Obama no anunció ningún cambio relevante en su política migratoria, pero insistió en que los legisladores deben actuar con mayor rapidez para implementar cambios. También como se esperaba, no hubo ningún anuncio sobre la decisión del Departamento de Justicia con relación a la demanda federal contra Arizona, donde una nueva ley facilita a la policía detener a sospechosos de ser ilegales.

En realidad, los demócratas en el Congreso dudan que sea factible aprobar cualquier iniciativa migratoria este año, en gran medida porque su principal aliado entre los republicanos, el senador Lindsey Graham de Carolina del Sur, ya declaró que el Congreso tiene muchos otros temas pendientes que son más importantes.

Sin embargo, el Presidente sigue buscando estrategias para aparecer como más proactivo, en vez de reactivo, en temas migratorios, porque se trata de una cuestión candente entre el electorado hispánico, que podría convertirse en un elemento crucial de las elecciones de noviembre.

Según su vocero Bill Burton, Obama considera que el meollo del debate migratorio es la responsabilidad, quién es responsable de cerciorarse que el país pueda contar con una frontera segura; cuál es la responsabilidad de los patrones que contratan inmigrantes ilegales, y hasta dónde llega la responsabilidad de los que ingresan a este país en forma ilegal .

Obama está consciente que según una reciente encuesta de The Washington Post-ABC, aunque la mayoría de los ciudadanos apoya la ley Arizona, la mayoría también está en favor de un programa que le otorgue a los que están en el país ilegalmente el derecho de tratar de obtener sus papeles de legalización.

Los inmigrantes siempre han ayudado a construir y a defender este país. El ser estadounidense no es cuestión de sangre o de lugar de nacimiento. Es una cuestión de fe, y de fidelidad compartida a las ideas y a los valores que amamos tanto , dijo el Mandatario.

Con relación a la controvertida ley Arizona, el Presidente dijo que conlleva el potencial de violar los derechos civiles de los inmigrantes ilegales y también los de los ciudadanos que sean confundidos con ilegales, y seguramente habrá de sobrecargar a las fuerzas policiacas locales con responsabilidades que deberían manejarse a nivel federal.