El presidente Obama se dirigió ayer en un severo discurso a los congresistas republicanos para unir criterios en el plan de un incremento de impuestos que llevará a reducir el déficit en el presupuesto anual.

En una conferencia de prensa en la Casa Blanca, Obama dijo estar dispuesto a recortar más de 1 billón de dólares de un conjunto de programas y ajustar el plan de defensa. Agregó que debe de haber consenso por parte de los republicanos para permitir el alza de impuestos a los más ricos y eliminar las exenciones fiscales a compañías petroleras y a propietarios de jets privados.

Esperamos con optimismo que los líderes, dada la ocasión, se pongan a la altura de la situación y hagan lo correcto para el pueblo estadounidense , confió.

Las negociaciones entre la Casa Blanca y los congresistas republicanos sobre la deuda nacional permanecen estancadas en el tema de los impuestos. Los republicanos exigen un acuerdo en el cual se reduzca el déficit incrementando los préstamos federales. El Departamento del Tesoro ha establecido el 2 de agosto como la fecha para que la deuda alcance el tope.

Obama también criticó a los republicanos, quienes lo han acusado de no estar involucrado en las negociaciones de la reducción del déficit, argumentó que ha llevado el tema a debate y que es el momento en que el Congreso tome una decisión.

Agregó que los legisladores tendrían que cancelar sus planes vacacionales de verano si no pueden llegar a un acuerdo.

Obama urgió al Congreso a concretar nuevas acciones para impulsar la economía, exhortó a los legisladores a extender una reducción de impuestos sobre nómina, otorgar préstamos para la construcción de nuevos caminos, renovar patentes y lograr un progreso en acuerdos comerciales.

La Casa Blanca busca la eliminación de exenciones fiscales con la esperanza de recaudar hasta 400,000 millones de dólares en nuevos ingresos en los próximos 10 años.

La realidad es que nuestros desafíos económicos no serán resueltos de la noche a la mañana. Existe una serie de medidas que el Congreso podría estar tomando en estos momentos y que ayudarían a devolverle el trabajo a muchos estadounidenses , reconoció.