Washington.- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ofreció el sábado cualquier tipo de asistencia que pueda necesitar el Gobierno de Argelia tras la sangrienta crisis de rehenes en una planta de gas en el desierto de ese país, y afirmó que buscará de las autoridades argelinas un "entendimiento absoluto" de lo que sucedió.

"Los pensamientos y oraciones del pueblo estadounidense están con las familias de todos aquellos que fueron asesinados y heridos en el ataque terrorista en Argelia", dijo Obama en una declaración escrita, en sus primeros comentarios sobre la crisis de rehenes.

"La culpabilidad de esta tragedia yace en los terroristas que la provocaron, y Estados Unidos condena sus acciones en los términos más fuertes posibles", dijo. "También continuaremos trabajando de cerca con todos nuestros asociados para combatir el flagelo del terrorismo en la región".

"Este ataque fue otro recordatorio de la amenaza que representa Al Qaeda y otros grupos extremistas violentos en el Norte de Africa", dijo el presidente estadounidense.

Obama no hizo referencia sobre algún estadounidense involucrado en la crisis.

El Ejército argelino lanzó el sábado un dramático asalto para poner fin a un asedio de militantes islamistas en una planta de gas en el desierto, donde 23 rehenes fueron asesinados, muchos de los cuales serían extranjeros.

ERP