Washington - El presidente Barack Obama dijo que comparte "el enojo" de las víctimas de la marea negra en el Golfo de México, denunció el "ridículo espectáculo" de las empresas petroleras en el Senado culpándose mutuamente y anunció que revisará los procedimientos de autorización de las perforaciones en el mar.

"Hoy anunciamos un reexamen de los procedimientos medioambientales para la exploración y explotación de petróleo y de gas", dijo Obama durante una reunión con su equipo, dedicado a tratar la catástrofe ecológica que amenaza las costas del sur de Estados Unidos.

Atacando con virulencia a las sociedades petroleras vinculadas a la contaminación, el presidente dijo que no le gustó "lo que considero que fue un espectáculo ridículo durante las audiencias en el Congreso sobre este tema", realizadas por los representantes de las compañías el martes pasado.

Previamente había señalado que "he visto con mis ojos la cólera y la frustración de nuestros compatriotas en el Golfo" de México, durante su visita a esa región el 2 de mayo pasado.

"Déjenme decirles que es una cólera y una frustración que yo comparto, en tanto soy el presidente", precisó Obama.