Miami. En un discurso ante una universidad mayoritariamente hispana, el presidente Obama hizo un llamado para la aprobación de la ley de ensueño, la cual beneficia a estudiantes hispanoparlantes. Pidió al Congreso avances en una reforma migratoria de fondo.

Aunque el Mandatario ha tenido escaso éxito en promover la reforma migratoria en el Congreso, aseguró a alumnos del Miami Dade College, que tiene mayoría de estudiantes de origen hispano, que no cejará en su empeño por promover ambas iniciativas.

La reforma migratoria permitiría una ruta hacia la ciudadanía para inmigrantes que se encuentran en el país ilegalmente, mientras la ley de ensueño (dream act) facilita la regularización de hijos de inmigrantes ilegales a través del servicio militar, o bien, cumpliendo estudios superiores.

La mayoría de los republicanos se opone a la aprobación de la dream act, pues considera que premia el comportamiento ilegal de los padres de los alumnos. La propuesta fue rechazada por el Senado en un primer intento de aprobación en diciembre pasado. Obama no priorizó la reforma migratoria en los primeros dos años de su gobierno, al enfocarse en los servicios de salud y la economía. Al enfrentar una Cámara Baja dominada por los republicanos, que se oponen a ambas iniciativas, la comunidad hispana está aumentando la presión al exigir el cumplimiento de promesas de campaña. Para la intención de Obama de reelegirse el voto latino será fundamental.