El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, iniciaron hoy una reunión privada en la Casa Blanca en la que hablarán del programa nuclear iraní, entre otros asuntos.

En la reunión, que comenzó a las 10:45 hora local, Obama tiene previsto reiterar su prioridad por la vía diplomática para presionar internacionalmente a Irán para evitar que fabrique armas de destrucción masiva.

Asimismo, pedirá paciencia a Netanyahu, quien no ha descartado ataques unilaterales preventivos contra instalaciones nucleares iraníes.

En una conferencia en la víspera ante el Comité Estadunidense-Israelí de Asuntos Públicos (AIPAC), Obama sostuvo que 'ya hay mucha palabrería sobre la guerra' que, indicó, ha beneficiado a Irán al elevar el precio del crudo, que usa para financiar su programa nuclear.

El mandatario reiteró que 'no dudará' en el uso de la fuerza para defender a Estados Unidos y sus intereses, pero señaló que cree 'firmemente' en una oportunidad para la diplomacia respaldada con la 'presión' internacional.

Manifestó que Washington y Tel Aviv coinciden en que 'Irán todavía no tiene un arma nuclear' y que 'los líderes israelíes también saben los costos y las consecuencias de la guerra, incluso si reconocen su obligación de defender a su país'.

En declaraciones a reporteros, Netanyahu expresó su 'aprecio' por el discurso de Obama, en especial porque el mandatario estadunidense 'dijo que Israel debe ser capaz de defenderse' contra cualquier amenaza.

Netanyahu tiene previsto pronunciar un discurso este lunes ante el AIPAC, mientras que la Casa Blanca anunció que Obama, quien no tiene eventos públicos programados este lunes, tendrá una rueda de prensa el martes.

En un año electoral Obama busca mostrar firmeza sobre el tema de Irán ante críticas de los aspirantes presidenciales republicanos, que tienen previsto dirigirse a la reunión de AIPAC por videoconferencia este martes.

El favorito para la nominación del Partido Republicano, Mitt Romney, dijo en la víspera durante un acto de campaña con miras a las primarias de Georgia este martes que 'si Obama es reelegido, Irán tendrá un arma nuclear y el mundo cambiará'.

La mayoría de estadunidenses, el 71%, continúa viendo favorablemente a Israel, uno de los principales aliados de Estados Unidos en Oriente Medio, de acuerdo con un sondeo de la firma Gallup realizada del 2 al 5 de febrero, que incluye a más de 20 países.

En contraste, apenas el 10% de los estadunidenses tiene una opinión favorable de Irán, país islámico que enfrenta sanciones internacionales por su programa nuclear, que indica que tiene fines civiles pacíficos no militares.

Una encuesta del Centro de Investigación Pew divulgada el mes pasado indicó que poco más de la mitad de los estadunidenses, el 58%, apoya duras medidas, incluyendo el posible uso de la fuerza militar, para impedir que Irán desarrolle armas nucleares.

Según el sondeo, el 51% de los estadunidenses indica que su país debe mantenerse neutral si Israel toma acción para frenar el programa nuclear iraní, el 39% sostiene que Estados Unidos debe apoyar un ataque israelí y apenas el 5% dice que debe oponerse.

RDS