Washington.- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, promulgó hoy una ley que extiende por otros cinco años la vigilancia secreta sin una orden judicial del gobierno a sospechosos de espionaje y terrorismo dentro del país.

La Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA), que debía expirar a fines de este año, fue aprobada por el Senado el viernes pasado luego de su sanción en septiembre pasado en la Cámara de Representantes.

La ley, promulgada en 1978, fue enmendada durante el gobierno del presidente, George W. Bush, en 2008 para permitir el espionaje de correos electrónicos y llamadas telefónicas internacionales de ciudadanos estadounidenses.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) señaló en su sitio electrónico que la ley FISA se ha "institucionalizado" por otros cinco años a pesar de que amenaza la Cuarta Enmienda de la Constitución que prohíbe inspecciones sin autorización judicial.

La ACLU, que ha demandado la constitucionalidad de la ley FISA, lamentó que en el Congreso se hayan derrotado enmiendas que buscan una mayor transparencia y un rendimiento de cuentas sobre las intercepciones telefónicas.

Indicó, sin embargo, que un paso positivo es que la senadora demócrata, Dianne Feinstein, ha prometido trabajar con su colega Jeff Merkley el próximo año para divulgar cómo la Corte de Vigilancia de Inteligencia Extranjera interpreta los cambios a esa ley.

mac