Washington.- El precandidato presidencial republicano Mitt Romney acusó el miércoles al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de estar "decidido a esconder" sus auténticas posturas, en una guerra de palabras entre los dos hombres que se enfrentarían en las elecciones presidenciales.

Romney arremetió contra Obama un día después de ganar tres primarias republicanas y estar más cerca de conseguir por fin la nominación del Partido Republicano con miras a las elecciones presidenciales del 6 de noviembre.

El ex gobernador de Massachusetts citó comentarios realizados por Obama la semana pasada al presidente ruso, Dmitry Medvedev, que avergonzaron al mandatario estadounidense cuando fueron captadas por la cámara. Obama aseguró al líder ruso que tendría "más flexibilidad" para trabajar en la defensa antimisiles tras las elecciones del 6 de noviembre.

"Está decidido a esconderse. Ustedes y yo tendremos encargarnos de buscar", dijo Romney en un discurso a una conferencia de ejecutivos de medios noticiosos. Romney se mostró relajado en su discurso, que se centró exclusivamente en Obama, en lugar de enfocarse en sus rivales republicanos.

Romney emitió sus declaraciones en la misma conferencia en la que Obama lo atacó el martes, en comentarios que dieron una clara señal de que, en la práctica, la campaña para las elecciones generales está ya en curso.

Obama se refirió a Romney por su nombre, algo que había evitado hasta el momento, y lo criticó por respaldar un plan presupuestario republicano que haría grandes recortes en el programa de salud Medicare y otras plataformas para pobres y ancianos.

En un amplio discurso criticando el trabajo de Obama en la Casa Blanca, Romney respondió a esas críticas.

"Vi lo que dijo el presidente. Hubo tantas cosas que me parecieron distorsionadas e inexactas que es difícil dar una lista completa," dijo.

El presidente Obama vino ayer y las emprendió contra argumentos que nadie está haciendo y criticó políticas que nadie ha propuesto. Es una de sus estrategias favoritas, crear hombres de paja para distraer de su historial," afirmó.

Tras sus victorias en las primarias de Washington DC, Maryland y Wisconsin, Romney tiene más de la mitad de los 1,144 delegados necesarios para obtener el respaldo de su partido.

apr