El presidente estadounidense, Barack Obama, alabó la "extraordinaria dedicación y el sacrificio" de los combatientes desplegados en Afganistán, en un discurso de Navidad ante tropas apostadas en Hawái, cuando se acerca el fin de la misión de la OTAN.

Tras intercambiar regalos con su familia en su tradicional descanso de final de año en Hawái, Estado natal Obama, el mandatario y la primera dama, Michelle, visitaron en la tarde del martes una base de marines.

Durante una cena de Navidad, que incluyó langosta, pavo y otros platos habituales de esta celebración, el presidente estadounidense tomó el micrófono para agradecer a los uniformados por "su extraordinario trabajo", que dijo que es lo que ha permitido que Estados Unidos le entregue el mando de la misión de seguridad a las fuerzas afganas.

" Hemos estado en una guerra continua desde hace 13 años. La próxima semana vamos a estar cerrando nuestra misión de combate en Afganistán", dijo Obama a la tropa, que lo aplaudió y lo aclamó.

La OTAN concluye el 31 de diciembre un despliegue militar que comenzó en 2001 para luchar contra los talibanes, que llegó a tener un contingente de casi 140,000 militares de 2010.

Este mes la organización realizó una ceremonia en la principal base de operaciones, en el aeropuerto de Kabul para marcar el final de la misión de combate.

Tras el retiro de la mayor parte de las tropas, quedarán en el país unos a partir de enero, unos 12,500 soldados como instructores, lo que ha desatado la preocupación sobre la seguridad en el país, tras una ola de ataques de los talibanes.

erp