RANCHO MIRAGE, California, EU.- El presidente Barack Obama firmó el sábado dos leyes separadas para eliminar el límite de la deuda federal y devolver a los militares retirados más jóvenes ciertas prestaciones que habían perdido.

Obama firmó las dos medidas durante un viaje el fin de semana al sur de California para jugar golf.

La ley sobre el límite de la deuda permite al gobierno federal tomar en préstamo el dinero que necesita para pagar cosas como las prestaciones del Seguro Social. De no haberse firmado esa ley, que fue aprobada en el Senado 67-31, el mercado de valores probablemente se habría desplomado.

El Departamento del Tesoro tiene ahora libertad para tomar prestado regularmente hasta el 15 de marzo del 2015, lo que significa que los legisladores no van a tener que lidiar de nuevo con el asunto hasta después de las elecciones de noviembre.

Otras leyes aprobadas en diciembre contemplaban limitar a un punto porcentual por debajo de la inflación los aumentos en el pago del retiro por concepto del costo de la vida a los militares retirados. La medida fue un intento de controlar los altos costos de las prestaciones del gobierno. Grupos de veteranos de guerra y algunos legisladores dijeron que reducir esos beneficios era un error.

Los ahorros proyectados por el recorte eran de 7.000 millones en una década. Grupos de veteranos y algunos legisladores dijeron que recortar las prestaciones fue un error y comenzaron una campaña para su restitución.

Las pensiones son para veteranos que se retiran luego de 20 años de servicio, sin importar la edad. Casi 2 millones de retirados cumplen en este momento los requisitos, entre ellos 840.000 menores de 62 años, según el Pentágono.

La pronta aprobación este año por los legisladores de la ley del límite de la deuda contrasta marcadamente con largos enfrentamientos en 2012 y finales del año pasado, cuando los republicanos trataron de usar la importante medida como palanca para sacar concesiones de Obama.

En 2011 lo lograron y consiguieron que se aprobaran unos 2 billones de dólares en recortes de gastos. Pero Obama se ha mostrado renuente a negociar el límite de la deuda desde su reelección en 2012.