Washington. La Casa Blanca anunció que organizará a fin de mes una cena en homenaje a los soldados que combatieron en Irak, dos meses después que se le reprochara no haber realizado un desfile militar tras finalizar la retirada de las tropas estadounidenses de ese país.

"El 29 de febrero, el presidente Barack Obama y la primera dama Michelle Obama recibirán con una cena en la Casa Blanca en honor de los miembros de nuestras Fuerzas Armadas que fueran desplegados en Irak", precisó la presidencia en un comunicado.

Entre los invitados figurarán " hombres y mujeres de todos los grados, cuerpos, estados y orígenes, representativos de los miles de estadounidenses que fueron desplegados en Irak" desde la invasión de marzo de 2003, indicó el texto.

Este evento será "una expresión de gratitud por los éxitos del país y los tremendos sacrificios que realizaron los soldados en Irak , señaló la Casa Blanca sin dar más detalles sobre el número de participantes que se espera recibir.

En cumplimiento de la promesa del presidente Obama, el último soldado abandonó suelo iraquí el 17 de diciembre pasado, poniendo fin a la intervención en una guerra que causó la muerte de más de 100,000 civiles y en la cual unos 4,500 soldados estadounidenses perdieron la vida.

Poco antes del final del año pasado, dos precandidatos republicanos a la presidencia de Estados Unidos, entre ellos el favorito Mitt Romney, formularon su deseo de que se organizara un desfile de las tropas que habían estado operando en Irak, como se había realizado tras terminar otras guerras en las que habían participado las fuerzas norteamericanas.