Washington.- El presidente Barack Obama encabezó este jueves una celebración en la Casa Blanca para celebrar el Cinco de Mayo, que festeja la herencia hispana en Estados Unidos, a la que asistieron celebridades latinas como la actriz Eva Longoria y el productor Emilio Estefan.

"Gracias. Buenas noches. Bienvenidos", dijo Obama en español en la recepción a la que asistieron unos 200 invitados, según informó la Casa Blanca.

"Es un día en el que nos comprometemos a impulsar las aspiraciones de todos los latinos y reafirmar los ideales que compartimos como estadounidenses", dijo Obama.

"Eso significa mejorar la educación que proveemos a nuestros hijos, reforzar la seguridad que les brindamos a las personas mayores, a los pobres y a los enfermos, y vivir según nuestros valores como nación de inmigrantes que construyeron este país", dijo Obama.

El menú del evento incluía entre otras cosas, ceviche de atún, tortillas con guacamole, tamales de pollo y margaritas para beber.

Obama bromeó con su esposa Michelle, cuya comida favorita -dijo- es la mexicana.

"El otro día estábamos comiendo con las niñas y la pregunté a Michelle cuál era su comida preferida y dijo que la comida mexicana", recordó el mandatario, motivando aplausos entre los presentes.

"Tú no quieres estar entre Michelle y un tamal. Es verdad, eso es verdad", apuntó el mandatario entre las risas y aplausos para remarcar el gusto de su esposa por ese tradicional platillo mexicano.

Sin embargo, Obama también hizo notar el régimen de ejercicio que lleva a cabo su esposa, por lo cual dijo: "ella puede comer tantos tamales como quiera".

Más allá del gusto de su esposa, Obama se refirió a la comida como uno de los elementos que ya forman parte de la herencia común entre los mexicanos y los estadounidenses.

Este es un día para conmemorar nuestra herencia compartida. Es un día para recordar que Estados Unidos es un lugar más rico, fuerte y vibrante gracias a las contribuciones de los méxico-estadounidenses", indicó.

Sostuvo que estas contribuciones se extienden en el campo del comercio, de la cultura, el lenguaje, la literatura, la fe 'y, obviamente, en la comida'.

"Este es también un día para honrar el servicio de muchos méxico-estadounidenses que sirven orgullosamente en el uniforme (de las fuerzas armadas) de nuestro país y estamos agradecidos con ellos".

REFORMA MIGRATORIA

En una nota más seria, el presidente ratificó su compromiso con una reforma migratoria integral que "resuelva la situación de millones de trabajadores indcoumentados".

"No va a ser fácil. Va a requerir apoyo bipartidista. Voy a necesitar su ayuda. Necesitamos seguir haciendo el duro trabajo de cambiar mentes y corazones y votos, uno por uno", les dijo Obama a los presentes.

Unos once millones de indocumentados viven en Estados Unidos, la mayor parte de ellos hispanos.

Por otro lado, el presidente dijo que esperaba que "se hiciera realidad" el museo hispano, un proyecto presentado este jueves por una comisión de latinos destacados al Congreso para su estudio.

apr