El presidente estadounidense, Barack Obama, dijo que su gobierno busca contener el daño que podría causar sobre la economía el reciente derrame de petróleo en el Golfo de México.

"Estamos comprometidos con prevenir lo más posible el daño económico, trabajando para contener el impacto de este derrame potencialmente devastador", afirmó Obama.

La petrolera BP Plc está tratando de detener una fuga de petróleo provocada por la explosión y posterior hundimiento de una plataforma en el Golfo de México.

La filtración, que fluye desde el lecho oceánico a una tasa estimada de más de 5,000 barriles por día (795,000 litros), amenaza el ecosistema del lugar.

RDS