Washington.- Con su esposa a su lado y con el Air Force One como vehículo de campaña, el presidente estadounidense Barack Obama realiza este sábado sus primeros eventos políticos para la elección presidencial del 2012, apuntando a dos estados indecisos que podrían ser claves para seguir en la Casa Blanca.

Obama, un demócrata, lanzó formalmente el año pasado en Chicago su campaña por la reelección, pero desde entonces sus eventos políticos oficiales se han limitado a reuniones para la recaudación de fondos.

Pero eso cambia esta semana porque el presidente, cuya llegada al poder fue ayudada por masivos eventos en todo el país, espera recuperar ese impulso con actos en grandes espacios en Columbus y en Richmond, en los estados de Columbus y de Virginia, respectivamente. Se espera la participación de miles de personas.

Desde que el republicano Mitt Romney se convirtió en el candidato más probable para su partido, Obama ha criticado a su oponente en situaciones formales e informales, señal de que está más que listo para iniciar ataques que se espera sean el sello de una campaña potencialmente desagradable y negativa.

El sábado en la mañana, la Comisión Republicana Nacional (RNC, por su sigla en inglés) difundió un comunicado con falsos comentarios que el presidente haría en su acto en Columbus.

"Ohio (...), sé qué no soy tan popular aquí, por lo que tomaré lo que pueda", decía el texto de RNC, que dijo estaba "redactado (en ajuste) a la realidad".

"Resulta que la esperanza y cambios que prometí no funcionaron. Por eso hemos lanzado una estrategia nueva: publicidad exagerada y responsabilizar a otros", decía el mensaje de RNC.

El presidente ha realizado viajes oficiales en los últimos meses para destacar las cifras récord de la producción energética del país y para promocionar las propuestas para reducir los costos de la educación. Los jóvenes son un sector importante de su campaña.

MAPA ELECTORAL

La campaña de Obama ha planeado distintos escenarios para ganar los 270 votos electorales que requiere para la reelección. La elección de Ohio y Virginia no fue dejada al azar.

Ohio tiene la alta cifra de 18 votos electorales. Ningún republicano ha llegado a la Casa Blanca en el último siglo sin ganar en el estado. En el 2008, Obama derrotó allí al republicano John McCain.

Ohio ha perdido muchos puestos en manufacturas, pero su tasa de desempleo de un 7,5 por ciento en marzo es inferior al 8,1 por ciento registrado en abril a nivel nacional.

Los sondeos muestran que Obama supera a Romney en Ohio y en Virginia. Un promedio de sondeos de RealClearPolitics mostró que el presidente tiene una ventaja en Ohio de 4,2 puntos porcentuales y de 3,2 en Virginia.

En marzo, Virginia tuvo una tasa de desempleo de un 5,6 por ciento. Además, la campaña de Obama aprovechará su ventaja con el electorado femenino, indignado por una legislación promovida por su gobernador republicano Bob McDonnell para someter a las mujeres a un invasivo sonograma transvaginal para acceder a un aborto.

También se espera que Michelle, la esposa de Obama, atraiga el voto femenino. La popular primera dama estará con el presidente en ambos eventos.

klm