Washington.- El presidente Barack Obama admitió el lunes que Estados Unidos realizó ataques con aviones no tripulados contra Al Qaida en Pakistán, operaciones que hasta ahora el gobierno estadounidense había negado.

Interrogado sobre la utilización de aviones no tripulados ('drones') en un diálogo con internautas en los sitios Google+ y Youtube, Obama justificó estas operaciones. "Evidentemente, muchos de estos ataques ocurrieron en las FATA (en inglés 'Areas Tribales Administradas Federativamente', en el noroeste de Pakistán)", dijo Obama.

En su mayor parte, han sido ataques muy precisos contra Al-Qaida y sus afiliados, y somos muy cuidadosos en cuanto a cómo se ha aplicado", afirmó.

"Este es un esfuerzo especializado enfocado en las personas que están en una lista de terroristas activos, que están tratando de entrar y lastimar a los estadounidenses, golpear a las instalaciones estadounidenses, las bases americanas, y así sucesivamente", agregó.

Muchos ataques fueron realizados "contra efectivos de Al-Qaeda en lugares donde las capacidades de los militares en ese país no pueden alcanzarlos", dijo Obama, confirmando que la zona tribal fuera de la ley de Pakistán era un blanco.

"Así que, obviamente, muchos de estos ataques han sido en las FATA, y contra sospechosos de Al Qaeda que están en una zona muy dura a lo largo de la frontera entre Afganistán y Pakistán", dijo.

"Conseguir eso de otra manera para nosotros implicaría probablemente una acción militar mucho más intrusiva que las que estamos ya participando", destacó.

Funcionarios estadounidenses aseguraban que el cinturón tribal de Pakistán es refugio de talibanes que desde hace 10 años luchan en Afganistán, grupos de Al-Qaeda que planean ataques en Occidente, los talibanes paquistaníes que habitualmente atacan y realizan atentados en su país y otros combatientes extranjeros.

Un total de 64 ataques con misiles estadounidenses fueron reportados en la región tribal semi autónoma de Pakistán el año pasado, contra 101 reportados en 2010, según recuentos de AFP.

Estados Unidos dijo en diciembre que su relación con Pakistán es "demasiado importante" como para permitir que fracase.

Las relaciones entre ambos gobiernos se deterioraron continuamente a lo largo de 2011, desde el ataque estadounidense para matar al líder de Al Qaida Osama bin Laden en mayo hasta la muerte de 24 soldados en un ataque de la OTAN a fines de noviembre.

apr