Washington.- Estados Unidos aceptó hoy su corresponsabilidad en la crisis de seguridad que vive México como resultado de la violencia desatada por los cárteles de las drogas, en voz del presidente Barack Obama.

'Es absolutamente cierto que la demanda por drogas en Estados Unidos ayuda a empujar esta crisis de seguridad pública en México', sostuvo el mandatario estadunidense.

Interrogado sobre el particular en una conferencia conjunta con su colega de México, Felipe Calderón, Obama dijo que la responsabilidad en esta tarea está reflejada en su estrategia nacional para el control de las drogas.

Dicha estrategia, dada a conocer en fecha reciente, enfatiza no sólo el aspecto policíaco sino también su prevención y tratamiento, 'de manera que podamos bajar la demanda y debilitar el poder que tienen estos carteles', indicó.

Obama añadió que su gobierno está reforzando las acciones para atacar el tráfico ilegal de armas y de dinero en efectivo hacia México, elementos que afianzan el poder de estos grupos criminales.

Refirió que como parte de la nueva política instituida por su gobierno ahora se inspecciona la totalidad del transporte de carga en ruta a México.

El presidente estadunidense explicó que la medida ha obligado a su gobierno a destinar más recursos, 'pero es lo correcto'.

El mandatario sostuvo asimismo que su gobierno ataca la venta ilegal de armas y precisó que estas acciones se llevan a cabo de manera coordinada con el gobierno del presidente Calderón.

'Admiro mucho su coraje, su dedicación, y su tenacidad para confrontar a los cárteles del narcotráfico que han creado una crisis de seguridad pública en muchas comunidades a lo largo de México', enfatizó.

APR