Nueva York. La Asamblea General de la ONU se pronunciará sobre un proyecto de resolución que condena la represión en Siria, días después del bloqueo a un texto similar en el Consejo de Seguridad.

Arabia Saudita y Qatar prepararon estos últimos días un proyecto de texto que los diplomáticos consideran será aprobado. El texto exige que el gobierno sirio ponga fin a la represión, apoya los esfuerzos de la Liga Árabe para asegurar una transición democrática y recomienda nombrar un enviado especial de la ONU a Siria.

"Veremos si este nuevo texto obtiene más o menos votos que los 133 (sobre 193 países miembros) obtenidos para la primera resolución" adoptada el 19 de diciembre de 2011 por la Asamblea para denunciar las violaciones de derechos humanos en Siria, dijo un diplomático.

Un diplomático egipcio expresó que su país pretendía realizar la votación "lo antes posible". Egipto preside el grupo árabe en la Asamblea General y es el encargado de presentar formalmente el texto.

La resolución no hace alusión a los pedidos árabes de una fuerza de mantenimiento de paz conjunta entre la ONU y la Liga Árabe.

El texto "apoya sin reservas" el plan de la Liga Árabe para "facilitar una transición política" hacia la democracia en Siria, sin dar detalles ni mencionar explícitamente al presidente Bashar al-Asad. El plan árabe del 22 de enero llamaba al gobernante a delegar sus poderes al vicepresidente.

La nueva resolución "pide al gobierno sirio poner fin inmediatamente a todas las violaciones de derechos humanos y a los ataques contra los civiles". Además, condena "toda violencia, venga de donde venga, del régimen o de la oposición .

Desde el inicio de la crisis en Siria, en marzo de 2011, el Consejo de Seguridad de la ONU no ha alcanzado un acuerdo para pronunciarse.

Rusia y China vetaron por segunda vez, el 4 de febrero, un proyecto de resolución que condenaba la represión en Siria y que era apoyado por el resto de los países del máximo organismo de decisión de ONU.

El nuevo proyecto de resolución es muy similar al texto bloqueado por China y Rusia, pero en la Asamblea, órgano consultivo, no existe el derecho a veto.