Naciones Unidas.- El conflicto armado en Ucrania, iniciado en abril, ha causado la muerte de más de 5,000 personas, sin que existan signos de que la violencia disminuya, expresó este lunes Jeffrey Feltman, secretario general adjunto de la ONU para asuntos políticos.

En una sesión en el Consejo de Seguridad, Feltman indicó que desde el inicio del conflicto el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, ha llamado a detener las hostilidades, pero que su petición parece haber caído en oídos sordos por las partes enfrentadas.

Asentó que en los últimos cinco días cerca de 50 civiles han muerto y alrededor de 150 han resultado seriamente heridos a consecuencia de las hostilidades en el este del territorio ucraniano.

Recordó que el 22 de enero más de una docena de civiles murieron luego que un ataque de mortero hizo blanco en el tranvía donde viajaban, y que ese mismo día fallecieron al menos 10 civiles en medio del fuego cruzado en la ciudad de Horlivka.

Feltman lamentó además que dos días después, el 24 de enero, una serie de ataques con cohetes causó la muerte de docenas de personas en la ciudad de Mariupol, pese a que esta comunidad se encuentra fuera de la zona del conflicto.

Mariupol se encuentra fuera de la inmediata zona de conflicto. La conclusión que así puede extraerse es que la entidad que disparó tales cohetes lo hizo sabiendo que hacía blanco contra población civil. Esto constituiría una violación del derecho internacional humanitario , sostuvo Feltman.

El funcionario resaltó que pese a que reconoce las dificultades de avanzar en el terreno de la diplomacia debido a las reacias posiciones, es preciso redoblar los esfuerzos para encontrar una solución política al conflicto en Ucrania.

Feltman llamó por ello a todas las partes en conflicto a que se sujeten a los acuerdos de Minsk, acordados en el otoño pasado, y a que se comprometan a la protección de civiles y a dejar llegar la asistencia humanitaria a aquellos que la necesiten.

mac