Bogotá. La ONU expresó su preocupación por el aumento de militares en las ciudades de Colombia, debido a la gran marcha convocada para hoy por sindicatos, estudiantes, indígenas y opositores al gobierno de Iván Duque.

El despacho local de derechos humanos del organismo detalló la expedición de “varios decretos, circulares e instructivos” que permiten a las autoridades declarar toques de queda y contar con apoyo militar en caso de desmanes.

El alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, dijo que el ejército “vigilará instalaciones estratégicas y garantizará la protección a los servicios públicos”, y 4,000 policías “garantizarán el normal desarrollo de la jornada”.

Los convocantes cuestionan las políticas económicas del gobierno, su política de seguridad enfocada en el combate del narcotráfico.

Colombia ordenó el cierre de sus fronteras y se reabrirán mañana durante la madrugada.