El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas extendió el viernes por nueve meses la misión de la ONU en Haití, después de que China y las potenciales occidentales alcanzaron un compromiso de última hora.

El consejo adoptó por unanimidad una resolución que extiende el mandato por menos del año que esperaba Washington, pero más de los seis meses deseados por Pekín.

El voto se dio horas antes de que expirará la misión política, ahora extendida hasta el 15 de julio de 2022 en un país sumido en una crisis que empeoró a raíz del asesinato del presidente Jovenel Moise en julio.

Pekín dejó claro que vetaría una extensión del mandato por un año.

El acuerdo de nueve meses implica una evaluación del secretario general de la ONU a los seis meses.

La BINUH (Oficina Integrada de Naciones Unidas en Haití) fue establecida en octubre de 2019, tras el fin de 15 años de operaciones de mantenimiento del orden de la ONU, y ha sido objeto de roces entre Washington y Pekín.

Su mandato incluye reforzar la estabilidad política y gobernanza en la isla con fuerte influencia de Estados Unidos.

Diplomáticos han indicado que China quiere castigar a Haití por reconocer a Taiwán.

Más temprano este año, el Consejo de Seguridad aceptó que se pospusieran elecciones en Haití hasta la segunda mitad de 2022.