Naciones Unidas. Los ministros de hacienda de los 15 países miembros del Consejo de Seguridad de la ONU votaron sobre un plan para desbaratar las fuentes de ingresos del grupo Estado Islámico, tales como venta de petróleo y antigüedades, pagos de rescates y otras actividades delictivas.

El grupo extremista ya sufre sanciones como parte de las resoluciones de la ONU referidas a Al-Qaeda.

El proyecto de resolución ante el Consejo de Seguridad, presentado por Estados Unidos y Rusia, coloca al Estado Islámico al mismo nivel que Al-Qaeda, lo que refleja tanto su poderío creciente como su separación de la red terrorista responsable de los ataques del 11 de septiembre del 2001.

La embajadora estadounidense Samantha Power dijo que la votación creaba una oportunidad sin precedentes para reunir a las personas con la capacidad técnica de privar al grupo Estado Islámico de recursos.

La reunión será presidida por el secretario del Tesoro estadounidense Jacob Lew, quien dijo semanas atrás que excluirlo del sistema financiero internacional es una medida crucial para combatir eficazmente a este grupo terrorista violento .

El grupo Estado Islámico, conocido también por las siglas ISIS e ISIL, controla grandes territorios en Siria e Irak con yacimientos de petróleo y gas, aunque los bombardeos de la coalición encabezada por Estados Unidos y los ataques terrestres han permitido a Irak recuperar parte de su territorio.