Una corte de apelaciones de Estados Unidos rechazó la petición del Departamento de Justicia para reestablecer de inmediato la orden presidencial de Donald Trump que restringe la entrada al país de todos los refugiados y de migrantes de siete naciones de mayoría musulmana.

El gobierno apeló el sábado por la noche la orden temporal que suspendió el decreto de Trump, alegando que el juez federal en Seattle se extralimitó al cuestionar al presidente en un asunto de seguridad nacional.

La negativa del alto tribunal a reinstaurar la medida de inmediato supone que los ciudadanos de los países señalados en la orden ejecutiva Siria, Irak, Irán, Yemen, Libia, Somalia y Sudán podrán entrar, por ahora, al país mientras la batalla legal continúa.

La Corte de Apelaciones del noveno circuito en San Francisco pidió en su lugar tanto al estado de Washington como al gobierno que presenten más argumentos.

El procurador general interino de Estados Unidos, Noel Francisco, defendió enérgicamente el sábado en la noche que sólo el presidente tiene autoridad para decidir quién puede ingresar o quedarse en el país, una afirmación que parece invocar una batalla más amplia sobre inmigración ilegal.

El poder de expulsar o excluir a extranjeros es una atribución soberana fundamental, delegada por el Congreso en la rama ejecutiva del gobierno y en gran medida inmune al control judicial , expone el documento.

Horas antes, el gobierno había suspendido oficialmente la aplicación del decreto de Donald Trump en cumplimiento de la orden del juez de distrito de Estados Unidos James Robart. Esto supone un importante revés para la Casa Blanca, que sólo una semana antes dispuso suspender el programa de refugiados e impedir el ingreso de inmigrantes procedentes de siete países de mayoría musulmana que, según el ejecutivo, generan temores sobre terrorismo.

Donald Trump, mientras, se mofó del juez federal, nombrado por el presidente George W. Bush, al describirlo como un supuesto juez cuya opinión ridícula será revocada . Ahora habrá que esperar nueva respuesta de Trump.

El sábado, Donald Trump criticó la decisión del juez diciendo: ¡La opinión de ese supuesto juez, que básicamente priva a nuestro país de su policía, es ridícula y será anulada! , advirtió el presidente estadounidense en una serie de tuits, un día después de que un juez bloqueara temporalmente su decreto.