Londres. Facebook se enfrentó a un nuevo ataque por parte de los reguladores de Canadá, Francia, el Reino Unido y de otros seis países por la incapacidad del gigante de las redes sociales para detener la propagación de información falsa en línea y asegurar los datos personales de sus usuarios.

La serie de reproches, emitida en una inédita audiencia conjunta con políticos de todo el mundo, reflejó la magnitud de la creciente inquietud mundial con las prácticas comerciales de Facebook y la creciente frustración con el director ejecutivo de la compañía, Mark Zuckerberg, quien se negó a presentarse ante los legisladores para abordar esas críticas de manera directa.

“Mientras jugábamos con nuestros teléfonos y aplicaciones, nuestras instituciones democráticas y nuestra forma de conversación civil parecen haber sido alteradas por los multimillonarios de California”, dijo Charlie Angus, vicepresidente de un comité de privacidad de Canadá, quien criticó a Zuckerberg por su decisión de “mandar a volar” la audiencia.

“Les dije que ha perdido la confianza de la comunidad internacional en la autodirección”, continuó Angus, “y tenemos que empezar a buscar un método para responsabilizar a (Facebook)”.

Damian Collins, miembro de la Cámara de los Comunes del Reino Unido y quien convocó y presidió la audiencia, lamentó el “patrón constante de Facebook por no revelar” información crítica a los reguladores.

Violación de confianza

Señaló que las nuevas pruebas obtenidas, incluido un documento que no ha sido publicado, demuestran que los datos de Facebook eran vulnerables frente a actores rusos en el 2014, mientras le preguntaba a la compañía: “¿No se dan cuenta que este tipo de vulnerabilidades han causado una masiva violación de confianza?”.

El documento en poder de Collins revela que un empleado de Facebook encontró en el 2014, actividad sospechosa proveniente de Rusia con el ánimo de capturar datos.

En el lugar de Zuckerberg apareció Richard Allan, vicepresidente de Políticas Públicas de Facebook. Inmediatamente después del asedio de los legisladores, Allan reconoció que Facebook había “dañado la confianza del público por algunas de las acciones que hemos tomado”.

En Inglaterra se unieron legisladores de Argentina, Bélgica, Brasil, Canadá, Francia, Irlanda, Letonia y Singapur. Los nueve países en total representan a más de 446 millones de personas, y han lidiado con las consecuencias de los impactos negativos de las redes sociales. Algunos, incluido Brasil, se han enfrentado a la rápida proliferación de fake news en torno a las elecciones nacionales.