Daniel ortega renovó el mandato presidencial. Lo hizo por cuarta ocasión. Una editorial del periódico La Prensa de Nicaragua, calificó el acto de bufonada ya que fue reelegido de manera espuria por segunda vez consecutiva .

Las elecciones del pasado 6 de noviembre fueron repudiadas por los ciudadanos a través de una enorme abstención. Las cifras del gobierno, que no son creíbles, aseguran que 66% de los ciudadanos acudió a votar; sin embargo, la oposición en el Frente Amplio por la Democracia estimó la abstención en 70 por ciento. El enojo creció cuando el Tribunal Electoral, manejado desde la casa presidencial, decidió excluir a la oposición de los comicios.

La editorial de La Prensa dedicada a la renovación de la presidencia de Ortega, que incluye el ascenso de su esposa, Rosa Murillo, como vicepresidenta, calificó la llegada de ella como una grotesca comedia que representa la ratificación de una nueva dictadura militar con odiosas pretensiones dinásticas , y compara el hecho con la dictadura de los Somoza.

Ayer, Nicaragua también celebró el 39 aniversario del asesinato de Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, adalid de la lucha por la libertad y la democracia , destacó La Prensa para vincular el aniversario con el evento de Ortega: Un ultraje a la memoria del Héroe Nacional y Mártir de las Libertades Públicas de Nicaragua .