Colleville-sur-Mer, Fr. Emmanuel Macron y Donald Trump rindieron un vibrante homenaje a los veteranos casi centenarios que participaron en el desembarco de las fuerzas aliadas en Normandía el 6 de junio de 1944, dejando de lado sus divergencias diplomáticas, desde Irán al cambio climático.

“Sabemos lo que les debemos a ustedes, los veteranos, nuestra libertad. En nombre de nuestro país sólo quiero decirles gracias”, declaró en inglés Macron, que también les otorgó la Legión de Honor (máxima distinción francesa) entre aplausos.

La ceremonia tuvo lugar en el gran cementerio de Omaha Beach, en el pueblo de Colleville-sur-Mer, en Normandía.

“Son el orgullo de nuestro país”, manifestó por su parte el presidente estadounidense, Donald Trump, citando nombres de varios de los que fallecieron ante a las lágrimas de los sobrevivientes, entre ellos la hermana de un joven soldado que murió en las operaciones del Día D.

Jack Ewald, de 94 años, quien desembarcó en Omaha Beach en 1944, no se considera un héroe. “No hicimos nada especial, nos protegimos los unos a los otros”, comentó a la agencia AFP.

Trump, bien recibido

Entre las 12,000 personas reunidas había veteranos, sentados en las primeras filas con condecoraciones y gorras recordando sus servicios al ejército, que fueron saludados largo rato por los dos presidentes y ovacionados por la muchedumbre de pie.

Trump fue particularmente bien recibido por algunos veteranos.

“Es el único presidente que hace algo por los veteranos”, declaró George Ciampa, uno de los asistentes a la ceremonia en el cementerio estadounidense.

Vínculo “inquebrantable”

“Estados Unidos nunca es tan grande como cuando lucha por la libertad de los demás”, dijo Macron, pidiendo ante Trump “mantener viva la alianza de los pueblos libres”.

Por su parte, Trump dijo que el vínculo entre Francia y Estados Unidos es “inquebrantable”, a pesar de sus declaraciones a veces intempestivas que, desde su llegada a la Casa Blanca en el 2017, han trastocado la diplomacia tradicional.

Por la mañana, Macron y la primera ministra británica Theresa May colocaron la primera piedra de un monumento que recuerda a los militares británicos del Día D en el pueblo de Ver-sur-Mer.

Durante la jornada, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau y su homólogo francés, Edouard Philippe, rindieron también homenaje a los fallecidos en Juno Beach, también en Normandía.