Bruselas.- El máximo tribunal de la Unión Europea comunicó el jueves a Reino Unido que ya no podrá exigir visa de entrada con antelación a personas de terceros países que sean familiares de ciudadanos de la UE y titulares de un permiso de residencia de otro estado del bloque.

En su fallo sobre el caso de Helena Patricia McCarthy Rodríguez, una colombiana casada con un británico que vive en España, el Tribunal de Justicia dijo que las reglas de la UE no permiten que Londres le pida de antemano una visa de entrada cuando viaje desde su casa en Marbella a Reino Unido.

Un portavoz del primer ministro, David Cameron, dijo que el Gobierno no está de acuerdo con el dictamen y aseguró que esperarán a ver cómo se pronuncia el Tribunal Supremo británico antes de decidir su respuesta.

El Gobierno de Cameron, que se enfrenta a unas elecciones en mayo, ha convertido en un objetivo fundamental obtener un mayor control nacional de la migración del resto de la UE.

El primer ministro británico pretende revisar la relación de su país con el bloque antes de un referéndum que ha prometido celebrar en 2017 si es reelegido.

Cameron se reunirá con el resto de dirigentes de la UE en una cumbre en Bruselas este jueves.

El antieuropeo Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP, por sus siglas en inglés), que espera conseguir buenos resultados en mayo, aseguró que el fallo demuestra que la promesa de Cameron de controlar las fronteras británicas es "ingenua o deshonesta".

El tribunal revisó el caso a petición de jueces británicos, ante los que la familia alegó que la exigencia de que Helena McCarthy viaje al consulado británico en Madrid cada seis meses para renovar su visa viola la directiva que garantiza la libre circulación en todo el bloque de los ciudadanos y sus familias.

En un comunicado, la corte dijo que la preocupación de Reino Unido sobre los niveles de fraude de identidad no le da derecho a imponer requisitos automáticos a personas como McCarthy, sobre quien no había indicios de fraude o de que su matrimonio fuera una farsa.

"Las autoridades nacionales deben reconocer, a los efectos de permitir la entrada en su territorio sin visa, un permiso de residencia expedido (...) por otro Estado miembro, a menos que surjan dudas sobre la autenticidad del documento y la exactitud de los datos que figuran en él", dijo el Tribunal de Justicia.

mac