Seúl. Corea del Norte anunció el sábado que podría retrasar el lanzamiento de un cohete de largo alcance que se había programado para despegar tan pronto como hoy. No dieron las razones de tal suspensión, pero las recientes imágenes satelitales comerciales -publicadas conjuntamente por el blog North Korea, operado por el periodista tecnológico, Martyn Williams, y Norte 38, un proyecto de la Escuela Johns Hopkins de Estudios Internacionales Avanzados- indicaron que los preparativos para el lanzamiento tuvieron que ser retrasados debido a las nevadas.

La agencia estatal de noticias norcoreana citó a un portavoz de la agencia espacial nacional, quien manifestó que los científicos y técnicos consideraban seriamente el cambio de fecha.

En su breve declaración el sábado, Corea del Norte expuso que los preparativos para el lanzamiento todavía estaban en la fase final .

Inicialmente, Corea del Norte tenía previsto hacer despegar el cohete entre el 10 y 22 de diciembre, un periodo de tiempo sensible en el que tanto Japón como Corea del Sur elegirán a sus nuevos líderes.

Muchos analistas han sugerido que Pyongyang ha querido rendir homenaje al difunto líder Kim Jong Il, quien murió el pasado 17 de diciembre. Si Corea del Norte hubiera sido capaz de colocar un satélite en órbita -el presunto objetivo del lanzamiento y algo que no hizo en sus tres intentos anteriores- también constituiría un logro para el nuevo líder supremo Kim Jong Eun, que se hizo cargo del país después de la muerte de su padre.

Washington y sus aliados más cercanos en las Naciones Unidas han presionado a Corea del Norte en los últimos días para cancelar el mencionado lanzamiento, que aseguran se trata de una prueba de misiles balísticos intercontinentales.

El cohete norcoreano utiliza la misma tecnología que un misil a pesar de que no tiene una ojiva montada.