El presidente de Irán, Hassan Rouhani, dijo este martes que Arabia Saudita no puede ocultar el "crimen" que cometió al ejecutar a un clérigo chií rompiendo sus relaciones con Teherán y advirtió que el enfrentamiento entre los dos rivales de Oriente Medio podría tener un impacto en la lucha contra el terrorismo.

Arabia Saudita no puede responder "a las críticas cortando cabezas", declaró este martes el presidente iraní tras la ejecución de un clérigo chiita saudí que desató una grave crisis regional.

"No se responde a las críticas cortando cabezas. Espero que los países europeos que siempre reaccionan a los temas relacionados con los derechos humanos cumplan con su deber", declaró Rohani al recibir al ministro de Relaciones Exteriores danés, Kristian Jensen, de visita en Teherán.

NOTICIA: Liga Árabe tendrá reunión urgente por crisis entre Arabia Saudí e Irán

Arabia Saudita, Bahréin y Sudán suspendieron el lunes sus lazos con Irán, mientras que Emiratos Árabes Unidos redujo su representación diplomática en la república islámica, luego de que Riad se enfureciera por un ataque de manifestantes a su embajada en Teherán.

Este martes, Kuwait llamó a consultas a su embajador en Irán.

Una multitud enfurecida irrumpió el sábado por la noche en la embajada del reino e inició incendios en protesta contra la ejecución en Arabia Saudita del clérigo musulmán Nimr al-Nimr, un influyente crítico de las políticas de Riad, junto con otros tres chiíes y 43 yihadistas suníes de Al Qaeda.

"Arabia Saudita no puede ocultar al crimen de haber decapitado a un líder religioso cortando sus relaciones políticas con Irán", dijo Rouhani, citado por la agencia estatal de noticias IRNA en una reunión con el ministro de Relaciones Exteriores danés, Kristian Jensen, en Teherán.

NOTICIA: Crisis en países de Medio Oriente se profundiza

"Creemos en la diplomacia y las negociaciones son la mejor forma de resolver los problemas entre las dos naciones (...) Los países de la región pueden salvarla de los peligros del terrorismo mediante la unidad", sostuvo.

El Gobierno iraní está intentando calmar las tensiones distanciándose del ataque ocurrido en la embajada saudí e incluso responsabilizando a grupos extranjeros por alentar el incidente. Un portavoz en Teherán dijo que la irrupción en la sede diplomática era "sospechosa".

"Unas pocas personas de las cuales no están claros los intereses a los que sirven tomaron ventaja de la percepción de la gente", dijo Mohammad Bagher Nobakht, de acuerdo a un reporte de la agencia de noticias local ILNA.

FOTOGALERÍA: Arabia Saudita e Irán, el primer conflicto internacional del 2016

Rouhani se ha referido a los atacantes de la embajada como extremistas y dijo que la república islámica debería poner fin, de una vez y para siempre, a este tipo de protestas contra sedes diplomáticas.

Irán conmemora cada año el aniversario de la irrupción en 1979 en la embajada estadounidense en Teherán y se refiere al evento como una "segunda revolución". Desde entonces, grupos de iraníes han atacado varias embajadas en la capital, incluyendo la de Kuwait en 1987, la de Arabia Saudita en 1988, la de Dinamarca en 2006 y la de Gran Bretaña en 2011.

erp