Londres. La propagación del Covid-19 entre los niños en Inglaterra está impulsando un aumento de casos a nivel nacional y preocupando a algunos científicos, que creen que la vacunación se está implementando en las escuelas con demasiada lentitud, lo que pone en riesgo el bienestar de jóvenes y adultos por igual.

Los casos en Gran Bretaña en su conjunto son mucho más altos que en otros países europeos y están aumentando. El viernes, una encuesta sugirió que la prevalencia estaba en su nivel más alto desde enero, con un 8% de los niños de secundaria infectados.

"La preocupación en este momento es que el programa de vacunación en niños de 12 a 15 años no va muy bien", dijo Lawrence Young, virólogo de la Universidad de Warwick.

El mes pasado, los directores médicos de Gran Bretaña recomendaron que a los niños de 12 a 15 años se les debería ofrecer una vacuna contra el Covid-19 para ayudar a reducir las interrupciones en su educación.

El servicio de salud se fijó el objetivo de ofrecer vacunas a todos los niños antes del receso escolar, que comienza la próxima semana. Datos oficiales mostraron que el 28.8% de los niños de 12 a 17 años habían recibido una inyección contra el Covid-19.

En Escocia, el 46.5% de los niños de 12 a 15 años ya están inoculados, hay instalaciones de vacunación sin cita previa, lo que significa que los niños no dependen de las escuelas para tener acceso a las vacunas, como ocurre en Inglaterra.