Ámsterdam.- El único sobreviviente del accidente de un avión libio, un niño de nueve años, volvió el sábado a su natal Holanda, después de que le comunicaran que sus padres y su hermano estaban entre las 103 personas fallecidas en el desastre.

Ruben Van Assouw, de la ciudad de Tilburgo, en el sur de Holanda, llegó al aeropuerto de Eindhoven a bordo de un avión ambulancia libio. Estaba acompañado por su tía, su tío y un médico libio.

"Su situación es buena ahora. Ha hablado. Está progresando muy bien", dijo el especialista ortopédico libio Sadig Bendala, jefe de los médicos que trataron a Van Assouw de varias fracturas óseas, antes de partir del aeropuerto de Trípoli con el niño.

Un Airbus A330-200, que llevaba en servicio sólo desde septiembre, volaba desde Johannesburgo a la capital libia cuando se estrelló en la pista de aterrizaje el miércoles por la mañana.

Saif al Islam, el influyente hijo del líder libio Muamar Gadafi, calificó como un "milagro de Alá" el hecho de que Van Assouw sobreviviera al accidente.

El dramático fin de Van Assouw tras lo que empezó como un divertido safari familiar en Sudáfrica provocó fuerte conmoción en Holanda, que perdió a 70 ciudadanos en el accidente, incluyendo los padres del niño y un hermano de 11 años.

Su familia dio las gracias a las autoridades y a los médicos, pero pidió a los medios respeto por su privacidad.

"Tenemos dos tipos de duelo que afrontar, porque Ruben está en una situación terrible, pero nosotros también hemos perdido a familiares, nuestro hermano y hermana y nuestro sobrino Enzo. El futuro será difícil para nosotros", dijo la familia en un comunicado.

Ninguno de los cadáveres ha sido repatriado desde Libia, ya que las autoridades dijeron que estaban esperando que los familiares proporcionaran detalles sobre marcas distintivas como tatuajes y cicatrices, o ADN e historiales médicos, para ayudar a identificarlos.

KLM