Caracas. La casa Blanca intentó barrer con la idea de un diálogo entre Washington y Caracas, asegurando que los contactos a muy alto nivel con el gobierno de Nicolás Maduro apuntan únicamente a la salida del mandatario venezolano.

El asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, dijo que los acercamientos, a espaldas de Maduro, fueron para discutir su salida del poder y la realización de nuevas elecciones.

Maduro confirmó el martes contactos de miembros de su gobierno con altos funcionarios de la Casa Blanca, asegurando que han sido bajo su “autorización expresa” y para “buscar regular” el conflicto entre ambos países.

Pero Bolton replicó que “los únicos asuntos” en las conversaciones han sido la partida de Maduro y la convocatoria a nuevos comicios.

“Como el presidente (Trump) ha declarado en repetidas ocasiones, para poner fin al robo de los recursos del pueblo venezolano y la continua represión, Maduro debe irse”, tuiteó Bolton.

Trump dijo el martes que su gobierno mantiene conversaciones con representantes de Venezuela, pese a que tilda a Maduro de dictador y busca asfixiarlo con sanciones para que deje el poder.

“Torpe”

El jefe del Parlamento, Juan Guaidó, aprovechó el desmentido de Bolton para tildar de “torpe” y “desesperado” a Maduro.

Pretendía hacer ver que “él era el que estaba en el proceso (de conversaciones con EU) y horas después lo desmienten y lo hacen quedar en ridículo”, declaró .

Elliott Abrams, representante de Trump en la crisis venezolana, es quien mantiene los vínculos  con Caracas.

No es la primera vez que Bolton se jacta de que Estados Unidos sostiene conversaciones con altos funcionarios de Maduro.

En abril, tras una fallida rebelión militar liderada por Guaidó, dijo que el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, y otros líderes habían comprometido su apoyo para sacar a Maduro.