Washington. Estados Unidos reclamó el día de ayer 17 de octubre, la “liberación inmediata” de los seis exdirectivos de la compañía venezolana Citgo que fueron trasladados el sábado a prisión, presuntamente como represalia por la extradición a Miami de Alex Saab, supuesto testaferro de Nicolás Maduro.

El mismo sábado el gobierno de Venezuela dijo que suspende su participación en las negociaciones con la oposición que se reanudarían este fin de semana en la Ciudad de México, luego de que Cabo Verde extraditara a Alex Saab, un enviado de Maduro, a Estados Unidos por cargos de lavado de dinero.

Saab, un empresario colombiano, fue detenido en Cabo Verde en junio de 2020 cuando su avión se detuvo allí para repostar. En septiembre de este año, un tribunal constitucional de la pequeña nación del archipiélago atlántico dictaminó que Saab debería ser extraditado.

Venezuela condenó la extradición y señaló que el enviado especial fue "secuestrado" por las autoridades estadounidenses.

Poco después, el jefe de la delegación que representa al gobierno de Venezuela en la negociación con la oposición, Jorge Rodríguez, dijo que el oficialismo suspendía su participación en la ronda negociación con la oposición prevista para este fin de semana en México.

"Con la irresponsable suspensión de su asistencia a México, evaden de nuevo la atención urgente al país, que hoy sufre con 76.6% de pobreza extrema", escribió el líder opositor Juan Guaidó en su cuenta de Twitter. "La dictadura convirtió el hambre en arma de control social y en un negocio para sus jerarcas, quienes hoy responden ante la justicia", agregó.

Las autoridades judiciales estadounidenses han señalado a Saab de ser un operador que ayuda a Maduro a organizar acuerdos comerciales que Washington busca bloquear mediante sanciones. También ha sido sancionado por presuntamente orquestar una red de corrupción que le permitió a él y al mandatario venezolano beneficiarse de un programa estatal de subsidios alimentarios.

¿Ojo por ojo?

Tras lo ocurrido con Saab, seis exejecutivos del refinador Citgo, la filial de PDVSA en Estados Unidos, fueron llevados a una sede de la policía de inteligencia, lo que habría revocado el arresto domiciliario que recibieron este año.

Los funcionarios fueron arrestados en noviembre de 2017, luego de ser convocados a una reunión en una oficina de la sede de la estatal petrolera PDVSA en Caracas.

No sabemos de dónde viene esta medida, si es del Tribunal Supremo, del tribunal de ejecución, no sabemos a que atribuirle esto", dijo María Alejandra Poleo, abogada de dos los detenidos, Alirio y José Zambrano. "El único organismo que le puede revocar la medida de arresto domiciliario sería el mismo tribunal de ejecución en este caso", señaló.

"Mi padre no puede ser usado como una ficha de cambio", dijo Cristina Vadell, hija de Tomeu Vadell, uno de los seis exejecutivos detenidos. "Me preocupa su salud y más ante los casos de coronavirus en el país".