Ginebra. Tras tres meses de la ola de violencia en Nicaragua, la mayoría de las personas que huyeron del país se refugió en Costa Rica, al menos 23,000 nicaragüenses intentaron obtener asilo desde el inicio de la crisis, informó la Organización de las Naciones unidas.

“En los últimos meses, el número de solicitudes de asilo presentadas por nicaragüenses en Costa Rica y otros países aumentó de forma exponencial”, declaró un portavoz del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos(ACNUR), William Spindler, en rueda de prensa.

De acuerdo con ACNUR, Costa Rica recibió la mayoría de solicitudes de asilo, aunque Panamá, México y Estados Unidos también registraron una tendencia al alza durante la primera mitad del 2018 con un pico significativo en junio.

Sin embargo, reconoció que los números reales en estos países todavía están en los cientos más bajos, mientras que otras naciones como Honduras, El Salvador y Guatemala se están convirtiendo en países de tránsito.

“Se desconocen todavía las cifras regionales, pero en lo que se refiere a Costa Rica, se registraron cerca de 8,000 solicitudes de asilo de ciudadanos nicaragüenses desde abril y unas 15,000 personas obtuvieron cita para registrarse posteriormente, dado que las capacidades nacionales de tratamiento están superadas”, explicó, citando datos de las autoridades costarricenses.

Actualmente, se registran 200 solicitudes de asilo cada día en Costa Rica, aunque con el apoyo del ACNUR se quiere incrementar a por lo menos 500 diarias.

Asimismo, el ACNUR está fortaleciendo su presencia en la región fronteriza norte de Costa Rica y, junto con el gobierno de ese país, otros organismos de la ONU y ONG asociadas, prepara su capacidad de respuesta para proporcionar protección y asistencia a los desplazados nicaragüenses.

El vocero refirió que muchos nicaragüenses que llegan están siendo alojados por un estimado de 100,000 a 150,000 familias nicaragüenses que ya viven en Costa Rica, las cuales están proporcionando una red de seguridad inicial para amigos, familiares y conciudadanos. Además, pidió el apoyo de otros países a Costa Rica que ya se ve rebasado en solicitudes.

William Spindler afirmó que el ACNUR también sigue de cerca la situación de más de 700 refugiados y solicitantes de asilo, en su mayoría de El Salvador y Honduras, que viven en la capital nicaragüense, Managua, y otras ciudades de Nicaragua.

Sin solución

Nicaragua atraviesa una crisis sociopolítica, desde el pasado 18 de abril, que se ha caracterizado por la represión gubernamental, ataques paramilitares, detenciones arbitrarias, ejecuciones, amenazas y persecución contra la población que se opone al gobierno del presidente Daniel Ortega y exige su renuncia.