Nicaragua denunció hoy un supuesto intento de potencias mundiales para destruir a Siria, que buscarían desencadenar acciones bélicas en Medio Oriente a fin de ganar más espacio en esos territorios y apoderarse de sus riquezas.

En declaraciones a la prensa oficial, el presidente Daniel Ortega aseguró que la resolución de la Asamblea General de Naciones Unidas del viernes, sigue alentando una política de confrontación y trataría de dividir a Siria en pequeños y diferentes grupos.

El mandatario nicaragüense sostuvo que el plan internacional apuesta a destruir a Siria en represalia por su apoyo al pueblo palestino.

El grupo de países de la Alternativa Bolivariana de las Américas (ALBA) votó en contra de la resolución y continuará promoviendo iniciativas dirigidas a poner fin a la guerra y promover la paz, expresó Ortega.

Consideró que también viene la otra guerra con Irán , ya que los países ricos tratarían de desencadenar acciones para ganar un mayor espacio en esos territorios, en esas zonas .

Cuba, Venezuela, Bolivia y Nicaragua estuvieron entre los países que votaron la víspera contra una resolución que condena la violencia en Siria y que llama a todas las partes en el conflicto a que inicien un diálogo que conduzca a una transición política.

El texto fue aprobado con 133 votos a favor, 12 en contra y 33 abstenciones, entre ellas la de Ecuador.

Además de condenar la violencia, la resolución exige a las autoridades sirias que se abstengan de usar o transferir a agentes no estatales armas químicas o biológicas.

JSO