Washington. Las conversaciones bipartidistas destinadas a resolver el problema del muro fronterizo para evitar el cierre del gobierno que podría ocurrir el próximo viernes se han roto y todo parece ser que se encuentran en un callejón sin salida, revelaron legisladores y otras fuentes.

“Me parece que las conversaciones están estancadas en este momento”, dijo a Fox News el presidente del Comité de Asignaciones del Senado, Richard C. Shelby, principal negociador republicano. “No estoy seguro de que logremos llegar a un acuerdo”, agregó.

Los legisladores habían estado intercambiando propuestas, tratando de negociar la cantidad de dinero que podían destinar al muro. Trump ha pedido 5,700 millones de dólares. Sin embargo, los legisladores estaban tratando de reducir la cifra a entre 1,300 y 2,000 millones de dólares, que sería aceptable para ambas partes.

Sobre el laberíntico escenario, Mick Mulvaney, jefe interino de Personal de la Casa Blanca, comentó: “El presidente realmente cree que hay una crisis de seguridad nacional y una crisis humanitaria en la frontera, y hará algo al respecto”.

El Departamento de Seguridad Nacional y otras agencias están operando gracias a una ley de gastos de corto plazo que Trump firmó el 25 de enero, cuando terminó el cierre de gobierno parcial más largo de la nación, de 35 días.

¿Emergencia nacional?

El presidente tiene previsto para mañana viajar a El Paso, Texas, para participar en un mitin nocturno para promocionar la construcción del muro, mismo tema que utilizó durante su campaña en 2016, en la que prometió que México lo pagaría.

La ruptura de las conversaciones genera aún más incertidumbre para encontrar una solución al problema.

Trump ha amenazado con declarar una emergencia nacional para sortear al Congreso y construir su muro con el apoyo del ejército, pero esa opción enfrenta la oposición del Partido Republicano.