Los griegos se encaminan de nuevo a las urnas antes de finales de junio tras el fracaso de sus dirigentes a formar un gobierno de coalición tras las elecciones legislativas del 6 de mayo, que desautorizaron las políticas de austeridad que realiza el país desde hace dos años.

"Desgraciadamente, vamos de nuevo a las elecciones, en unos días, bajo muy malas condiciones", dijo el líder del socialista Pasok, Evangelos Venizelos, al término de una reunión de los principales responsables políticos con el presidente de Grecia, Carolos Papulias.

El jefe de la pequeña formación de izquierda moderada Dimar, Fotis Kuvelis, que rechazó participar en una alianza conservadores socialistas, también confirmó la vuelta a las urnas.

"Los esfuerzos de formación de un gobierno han concluido sin éxito", confirmó un comunicado de la Presidencia, leído en directo por un periodista de la televisión pública Net.

Las elecciones legislativas se celebrarán, en principio, antes de finales de junio.

El euro bajaba con fuerza tras el anuncio del fracaso de las negociaciones, cayendo por debajo del umbral de los 1,28 dólares por primera vez en cuatro meses.

Paralizado políticamente desde las elecciones legislativas del 6 de mayo en las que ningún partido obtuvo mayoría, el país ha tratado desde entonces de formar un gobierno que tenga en cuenta el rechazo mayoritario de los griegos a la política de austeridad aplicada por exigencia de los acreedores del país y evitarle su salida del euro.

La fuerte atomización del parlamento, en el que ningún grupo cuenta con mayoría, ha impedido la tarea.

En un último intento, el presidente, Carolos Papulias, de 82 años, recibió este martes en la residencia presidencial a los principales líderes políticos: el conservador de la Nueva Democracia, Antonis Samaras, el socialista Evangelos Venizelos del Pasok, Alexis Tsipras de la izquierda radical Syriza, Fotis Kuvelis de la izquierda democrática, y Panos Kammenos de la formación nacionalpopulista griegos independientes.

Papulias les propuso formar un gobierno de "personalidades no políticas" que tendrían el apoyo de al menos 151 diputados de los 300 que cuenta el Parlamento, ante el "peligro" que corre el país, cuya inestabilidad preocupa a la zona euro.

El país está dirigido desde noviembre por el exbanquero central Lucas Papademos que dejó filtrar a la prensa estos últimos que no está interesado en proseguir su misión.

Para convencer los dirigentes políticos, el presidente les ha advertido del "peligro real" que corre el país.

Les recordó la advertencias del primer ministro saliente, Lucas Papademos, del gobernador del Banco de Grecia y del ministro de Finanzas sobre el "estado de las reservas financieras del país y el peligro de hundimiento del sistema bancario si siguen la retirada de dinero debido a la inseguridad que la situación política ha creado en los ciudadanos".

Tras las declaraciones amenazadoras estos últimos días de algunos responsables europeos sobre la necesidad para el país de proseguir con su programa de austeridad pese a la recesión en la que se hunde, la zona euro ha terminado por enviar un mensaje de apoyo el lunes por la noche, reiterando su apoyo "inquebrantable" a la permanencia de Grecia en la Unión Monetaria.

"La posibilidad de que Grecia salga de la zona euro no ha sido objeto de debate, nadie se manifestó a favor" en el curso de la noche, declaró el presidente del Eurogrupo Jean-Claude Juncker, criticando abiertamente la "propaganda" de los que invocan la posibilidad de que Atenas sea excluido.

Mientras se asegura que sobre el fondo el plan no se va a renegociar, Juncker evocó la posibilidad de que se prolongue el plazo de su aplicación, en una primera concesión a las reivindicaciones de todos los responsables griegos de que se suavice la cura de austeridad.

Charles Dallara, el presidente del Instituto Internacional de Finanzas (IIF), organización con sede en Washington, que agrupa a los principales bancos del mundo y que negoció recientemente el plan para la condonación de parte de la deuda soberana griega, dio un apoyo imprevisto a Grecia, según los medios griegos.

"Formo parte del grupo de los que piensa que una salida de Grecia de la zona euro no está decidida", afirmó en la cadena británica Channel 4, retomada por el diario Kathimerini.

Por otra parte, Grecia sigue hundiéndose en la recesión como lo demuestra el hecho de que su PIB haya caído 6,2% en el primer trimestre de 2012, después de cuatros años consecutivos de recesión.

Asimismo, el país tuvo que pagar más caro el martes para financiarse a corto plazo, con tasas del 4,34% para captar 1.300 millones de euros en bonos del Tesoro a tres meses, en lugar de 4,20% del 17 de abril.

EURO BAJA TRAS FRACASO

El euro bajaba el martes tras el anuncio del fracaso de las negociaciones para la formación de un gobierno en Grecia, cayendo por debajo del umbral de los 1.28 dólares por primera vez en cuatro meses.

Hacia las 13H45 GMT, la moneda única, que evolucionaba en ligera alza antes del anuncio, se cotizaba a 1.2771 dólares, su nivel más bajo desde el 18 de enero.

RDS