El tráfico de cocaína, que llega desde América Latina a África Occidental y luego transita por el Sahel, genera recursos de suma importancia a Al-Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), denunció el Ministro argelino del Interior, Dahu Uld Kablia.

"Una de las rutas privilegiadas para el tráfico de cocaína pasa por un corredor que se encuentra a proximidad de nuestra frontera en el Sahel y se extiende por más de mil kilómetros por Mali y Níger", explicó en una entrevista publicada por la prensa argelina.

"Este tráfico generó ingresos extremadamente importantes a los grupos terroristas que les permitieron consolidar su presencia en dicha región, mejorar su potencial militar y mejorar su movilidad".

Kablia participó el martes en París en una reunión ministerial del G8 sobre la ruta de la cocaína.

"No puede haber tráfico sin el apoyo de esta fuerza firmemente implantada en ese corredor", insistió, en referencia a AQMI, "(que) ampliaron sus actividades a diferentes categorías de tráfico: armas, vehículos, personas o secuestro de extranjeros".

El pasado 2 de febrero, una italiana fue secuestrada en el Sahel argelino. AQMI transmitió un video en mayo para mostrar que su rehén estaba viva.

"El objetivo principal de estos grupos terroristas de AQMI (...) es desestabilizar a Argelia mediante la lucha yihadista que llevan a cabo en nuestro país", de acuerdo con el Ministro.

DOCH