Wiesbaden. Los socialdemócratas alemanes del SPD eligieron a Andrea Nahles como la primera presidenta de su historia, con la esperanza de que pueda revitalizar al partido más antiguo del país, tras la contundente derrota electoral de septiembre.

Alrededor de 66% de los delegados del SPD, en un congreso, votó por Nahles, exministra laborista y madre católica de un hijo, que tiene estrechos vínculos con los sindicatos y que una vez dijo que quería ser ama de casa o canciller de Alemania.

El SPD, actualmente socio menor de la coalición gobernante con los demócrata-cristianos de la canciller Angela Merkel, tenía que encontrar sustituto para Martin Schulz, que dimitió después de que el año pasado el partido de 154 años de historia registrase su peor resultado electoral desde 1933.

Se esperaba que Nahles se alzase con la presidencia, aunque el resultado del domingo es el segundo peor para un líder del SPD en la época posterior a la última gran guerra, con algunos miembros —descontentos porque Nahles apoyase la renovación de la alianza con Merkel— votando probablemente a favor de su oponente, la alcaldesa de Flensburgo de 41 años de edad, Simone Lange.

El SPD sigue de capa caída. Un sondeo de Emnid para el periódico Bild am Sonntag mostró que sólo lo apoyan 18%de los votantes, por debajo de 33% de apoyo que tiene Merkel y no muy por delante de la intención de voto de 13% que tiene la agrupación ultraderechista Alternativa para Alemania.