Estambul. Activistas sirios anunciaron ayer una nueva coalición rebelde, la cual tiene como objetivo superar las profundas divisiones dentro de la oposición en su lucha contra las fuerzas del presidente Bashar al-Assad.

El grupo del Frente de Rebeldes Sirios declaró su formación en una conferencia de prensa en Turquía, la cual tenía todas las características de un evento de relaciones públicas, pero no estaba claro cómo la nueva organización se encargaría de coordinarse con los otros sectores de la oposición siria, cuyas fallas para unirse han obstaculizado su campaña para derrocar a Al-Assad pese a que el levantamiento en su contra ha durado más de un año.

Uno de los organizadores, Khaled al-Okla, dijo que el naciente grupo se coordinará con el Ejército Libre de Siria y con una coalición de grupos rebeldes, cuyos líderes nominales hacen base en el lado turco de la frontera con Siria. Miembros del Ejército Libre de Siria reconocen que sus comandantes tienen limitado o ningún control operacional sobre las unidades rebeldes dentro de Siria, pero afirman que la etiqueta ha dado un rostro público a las facciones armadas que se encuentran bajo fuerte presión de las fuerzas del gobierno.

Es posible que tengamos algunos tratados o acuerdos para coordinar nuestro trabajo en Siria , expuso Al-Okla, quien afirmó que su grupo paraguas cuenta con 12,000 combatientes. También leyó una declaración que anunciaba que el Frente de Rebeldes Sirios se había formado a la luz de la política de Al-Assad de arrasar con el territorio, así como del fracaso de todas las iniciativas árabes e internacionales para frenar a Al-Assad de sus crímenes , lo cual sugiere que los rebeldes ya no tienen fe en el plan de paz propuesto por el enviado de la ONU, Kofi Annan.

La revuelta siria contra el gobierno de Al-Assad cumple 15 meses y ha matado a 13,000 personas, según los grupos de activistas.

La declaración de los rebeldes sirios manifiesta que este nuevo frente podría servir como el crisol que unirá a todas las facciones rebeldes armadas en todo el territorio sirio en su intento de derrocar al régimen criminal . Sin embargo, algunos en la audiencia se mostraron escépticos.

La declaración rebelde citó los asesinatos de más de 100 personas, la mayoría niños pequeños, en Houla la semana pasada para revelar el nivel al que ha llegado la crueldad del régimen.