Los ataques a musulmanes alcanzaron "un nivel sin precedentes" en Estados Unidos desde los atentados de París y han sido alimentados por el discurso de dirigentes republicanos como el precandidato presidencial Donald Trump, denunció la principal asociación de defensa de los derechos cíviles de los musulmanes en este país.

NOTICIA: EU siempre ha sido hostil hacia los inmigrantes

"Nunca se ha visto algo así en un período tan corto", ni siquiera después del 11 de septiembre de 2001, declaró a la AFP Ibrahim Hooper, portavoz del Council on American-Islamic Relations (CAIR).

Desde el 13 de noviembre pasado, decenas de incidentes antimusulmanes fueron señalados en todo el país: disparos contra una mezquita de Meriden, en Connecticut (noreste), un hecho investigado por el FBI; vandalismo contra un centro islámico de Pflugerville, en Texas (sur), cuya puerta de entrada fue cubierta de excrementos, un acto que la policía calificó de "crimen de odio".

En ese mismo estado, donde se denunciaron seis incidentes de este tipo, las luces exteriores y la puerta de vidrio de una mezquita, en Lubbock, fueron rotas, mientras en Corpus Christi el centro islámico local recibió amenazas y sus devotos fueron llamados a "convertirse al cristianismo antes que sea demasiado tarde", según el CAIR.

NOTICIA: Merkel condena ataques racista contra refugiados

En Irving, también en Texas, una manifestación frente al centro islámico de la ciudad denunció "la islamización" de Estados Unidos, y en San Antonio un hombre vestido con ropa de combate fue detenido tras haber ingresado a una mezquita e insultado a los fieles que oraban.

El CAIR denunció igualmente el ataque a balazos sufrido por la vivienda de una pareja de musulmanes en Orlando (Florida), el grito de "terrorista" proferido contra una mujer que portaba el velo islámico y los golpes y amenazas padecidos por un conductor de taxi etíope de confesión cristiana en Charlotte (Carolina del Norte), que fue tomado por un musulmán por un individuo que afirmó estar armado.

"Ya habíamos registrado picos de crímenes de odio contra musulmanes, pero en períodos más cortos", señaló Hooper.

"Hubo muchos después del 11 de septiembre (de 2001), pero en esa época también hubo muchas muestras de respaldo a la comunidad musulmana, que ahora ya no se ven", agregó.

"Banalización"

Según el vocero, la retórica antimusulmana ya verificada luego del atentado contra la revista satírica Charlie Hebdo, en enero pasado, se agravó, alimentada por un discurso político extremo de parte de algunos candidatos republicanos a la Casa Blanca.

"Vemos la banalización del odio antimusulmán de parte de gente como Donald Trump o Ben Carson, lo que otorga un falso sentido de legitimidad a quienes quisieran perpetrar crímenes de odio", explico Hooper.

Los otros dirigentes políticos "no responden, no reaccionan", se lamentó.

El magnate Donald Trump, que encabeza los sondeos en el campo republicano, afirmó recientemente que vio imágenes de "miles" de musulmanes que aplaudían la caída de las torres gemelas del World Trade Center el 11 de septiembre de 2001.

Agregó que se plantearía el fichaje de los musulmanes y la confección de un documento de identidad especial para ellos. Se dijo también hostil a la acogida de refugiados sirios (al igual que los gobernadores de 30 de los 50 estados del país).

NOTICIA: Facebook luchará contra mensajes racistas por migrantes en Alemania

Otro precandidato republicano, Ben Carson, comparó a los refugiados sirios con "perros rabiosos".

En el contexto de la campaña presidencial, "los atentados de París tuvieron un impacto muy negativo sobre la comunidad musulmana", estimó el imán del centro islámico de Jamaica en el barrio neoyorquino de Queens, Shamsi Ali.

"Los musulmanes están preocupados", dijo a la AFP. La mezquita, que no ha debido lamentar incidentes, pidió sin embargo protección a la policía, y Ali se dijo "muy contento" con la respuesta de las autoridades.

"Esta retórica no es estadounidense", afirmó. "Este país respeta los derechos de cada individuo de vivir y practicar su religión. Este país acoge a los inmigrantes", y los entre 7 ya 10 millones de residentes musulmanes "son parte integrante de Estados Unidos. Nuestra lealtad a a este país no es inferior a la de otros", remarcó.

rarl