El expresidente paquistaní, Pervez Musharraf, acusado de alta traición por el gobierno actual, no se presentó en la Corte para enfrentar una acusación formal, ésta es la segunda vez en dos semanas.

El tribunal especial le ordenó a Musharraf comparecer hoy, optando por posponer la audiencia un día más en lugar de ordenar la aprehensión inmediata del ex gobernante militar y obligarlo a asistir a la audiencia.

Los abogados de Musharraf, quienes citaron informes de que el martes se encontraron nuevamente explosivos cerca de granja suburbana del General, sostuvieron ayer por la mañana que la vida de su cliente estaría en peligro si se trasladaba a la Corte. Uno de ellos invocó el espectro de los asesinatos públicos históricos, como el del presidente John F. Kennedy en 1963.

Musharraf, un General retirado del Ejército, que gobernó Pakistán durante 1999-2008 y regresó del exilio en marzo pasado con la esperanza de organizar una reaparición política, ha sido acusado de suspender ilegalmente la constitución y la imposición de un estado de emergencia en el 2007 durante un agrio enfrentamiento entre su oficina y la Corte Suprema. Si es declarado culpable, podría enfrentar la pena de muerte.