Bernard Madoff, que fue condenado a una pena de 150 años de cárcel en Estados Unidos por llevar a cabo una las estafas más grandes en la historia de Wall Street, murió el miércoles a los 82 años en una prisión federal, dijeron autoridades penitenciarias.

 

Madoff se presentó por décadas como un empresario exitoso y de confianza de Wall Street mientras se dedicaba en secreto a cometer fraudes de inversión, lo que llevó al juez que dictó su sentencia a condenar sus delitos como "extraordinariamente malvados".

Un portavoz de la Oficina de Cárceles Federales estadounidense anunció el fallecimiento de Madoff, que sufría fallas renales crónicas y varias otras enfermedades de base. La muerte, que se produjo alrededor de las 0730 GMT, habría sido por causas naturales.

El ex financiero estaba confinado en la prisión de Butner, en Carolina del Norte, luego de su sentencia en junio del 2009 por dirigir un fraude estimado en hasta 64,800 millones de dólares.

Le negaron liberación

El año pasado, Madoff solicitó una "liberación compasiva" de la cárcel para poder morir en su casa, pero el juez que lo había condenado originalmente a prisión rechazó esa petición.

Madoff dijo que no podía recibir un transplante de riñón debido a su avanzada edad, y que estaba relegado a una silla de ruedas. "Soy un enfermo terminal. No hay cura para el tipo de enfermedad que tengo. He cumplido ya 11 años de cárcel y francamente, he sufrido a lo largo de ese tiempo".

"Bernie, hasta su muerte, vivió con culpa y remordimiento por sus crímenes", dijo su abogado Brandon Sample en un comunicado.

"Aunque los delitos por los que Bernie fue condenado han llegado a definir quién era, también era padre y esposo. Era de voz suave y un intelectual. Bernie no era en absoluto perfecto. Pero ningún hombre lo es", agregó.

Entre las miles de víctimas de las estafas de Madoff figuran tanto individuos de a pie como empresas, fondos de pensiones, fondos de cobertura y organizaciones de beneficencia. Entre ellos aparecen celebridades como Kevin Bacon, Kyra Sedgwick y John Malkovich, y una ONG asociada con el director de cine Steven Spielberg.

Los dueños del equipo de béisbol New York Mets, uno de los clientes que más tiempo fueron asesorados por Madoff, tuvieron problemas durante años para contar con un equipo competitivo debido a las pérdidas que sufrieron.

"Creíamos que era Dios. Le confiábamos todo a él", dijo en 2009 el Premio Nobel de la Paz Elie Wiesel, cuya fundación perdió 15.2 millones de dólares.

Algunas de las víctimas de Madoff lo perdieron todo. Muchos procedían de la comunidad judía de Estados Unidos, en la que Madoff se desenvolvía como un importante filántropo.

Sus crímenes fueron revelados por las autoridades en 2008 por sus dos hijos, que no participaron en las estafas.

En un esquema Ponzi típico, el dinero de los nuevos inversores se utiliza para pagar las sumas adeudadas a los inversores anteriores. Madoff dijo que su fraude comenzó a principios de la década de 1990, pero los fiscales y muchas víctimas creen que la estafa inició incluso desde mucho antes.

Los inversionistas quedaron fascinados por las ganancias anuales de dos dígitos que Bernard Madoff parecía generarles y que otros consideraban imposibles de explicar o conseguir. (Con información de agencias)

termometro.economico@eleconomista.mx