El ex presidente egipcio Hosni Mubarak y dos de sus ex ministros fueron condenados el sábado por un tribunal de El Cairo a una multa de 90 millones de dólares, por haber "perjudicado la economía" nacional cuando suspendieron internet y el teléfono durante la revuelta popular.

El derrocado presidente, su ex primer ministro Ahmad Nazif y el ex ministro del Interior Habib el-Adli fueron conjuntamente "condenados a pagar al Estado 540 millones de libras egipcias a partir de sus fondos personales", indicó una fuente judicial.

Los tres fueron reconocidos culpables de haber "perjudicado la economía al decidir cortar internet y el teléfono durante la revolución del 25 de enero", agregó esta fuente refiriéndose a la sublevación popular que provocó la caída de Mubarak el 11 de febrero.

El ex jefe del Estado deberá pagar 200 millones de libras (33,5 millones de dólares), Nazif 40 millones de libras (6,7 millones) y Adli los 300 millones restantes (50,3 millones de dólares).

El servicio de los cuatro principales operadores de acceso a internet fue suspendido casi simultáneamente el 28 de enero, unos días después del comienzo de las manifestaciones hostiles al régimen de Mubarak.

Numerosos dirigentes de la revuelta utilizaban la red internet para coordinar las manifestaciones.

La decisión de suspender el acceso a la web había sido condenada internacionalmente, incluyendo los dirigentes de las redes sociales Facebook y Twitter.

Al menos 846 personas perdieron la vida, y 600 otras quedaron heridas, durante la revuelta que provocó la caída de Mubarak, actualmente hospitalizado en Charm el-Cheij (este).

El ex presidente está acusado de corrupción y de ser responsable de la muerte de los manifestantes. Sus dos hijos Alaa y Gamal, están encarcelados en El Cairo, como muchos otros dirigentes del derrocado régimen.

DOCH