Washington. Antes de la jornada electoral del martes, se decía que los comicios equivaldrían a un referéndum sobre Donald Trump. Correcto, así fue. Dos tercios de los votantes indicaron que el presidente fue un factor en la forma en que eligieron su opción, según las encuestas de salida.

Esto permitió que los demócratas recuperaran el control de la Cámara de Representantes.

Algunas de las conclusiones de los resultados son las siguientes:

1. Reacción contra Trump en suburbios. Nancy Pelosi parece estar lista para recuperar el liderazgo en la Cámara de Representantes gracias a las mujeres suburbanas con educación universitaria. Los suburbios de Denver, Dallas y Detroit apoyaron a los demócratas. Los republicanos de Chicago (Peter Roskam); Minneapolis (Erik Paulsen); St. Paul (Jason Lewis); Houston (John Culberson) e incluso, inesperadamente, Oklahoma City (Steve Russell), perdieron sus escaños.

Para destacar el grado en que Trump perdió apoyos en los suburbios de Kansas City, la victoria de una integrante de la comunidad LGTB, quien es luchadora profesional, Sharice Davids, le arrebató su escaño al republicano Kevin Yoder.

La mujeres votaron por los demócratas de la Cámara de Representantes en 60% de los casos frente a 39% que optó por los republicanos, mientras que los hombres se dividieron (48% apoyó a los demócratas y 50% lo hizo por los republicanos).

2. Trump extendió de seis a 11 días su campaña a favor de los senadores republicanos. Senadores demócratas perdieron sus respectivos escaños en Missouri, Indiana y Dakota del Norte.

3. La realineación partidista es real. Estados Unidos ya estaba polarizada cuando Trump asumió el cargo. El presidente simplemente ha sobrealimentado la división. El martes, los estados rojos se volvieron más rojos y los estados azules se pusieron más azules.

Las encuestas de salida revelan que ocho de cada 10 estadounidenses creen que el país está más dividido que nunca.

4. El rumor de que éste sería el “año de las mujeres” se hizo realidad. “Más de 100 mujeres van por buen camino para ganar escaños en la Cámara de Representantes, rompiendo el récord anterior de 84 sobre el total de 435”, comentó la noche del martes la reportera de este periódico, Mary Jordan. Deb Haaland, una demócrata en Nuevo México, será una de las primeras mujeres nativas americanas en ocupar un escaño del Congreso; Rashida Tlaib, de Michigan, nacida en Detroit de padres palestinos, y Ilhan Omar, de Minnesota, quien llegó a Estados Unidos desde Somalia a los 14 años, ganaron sus carreras en la Casa, convirtiéndose en las primeras mujeres musulmanas elegidas al Congreso.

Verónica Escobar y Sylvia García serán las dos primeras congresistas latinas.

La demócrata Janet Mills será la primera mujer gobernadora de Maine; la republicana Kristi Noem será la primera mujer gobernadora de Dakota del Sur. Guam también eligió a su primera mujer gobernadora.