México. En diversas partes del mundo decenas de miles de personas desafiaron las restricciones impuestas por el coronavirus para conmemorar el Día Internacional de la Mujer y denunciar la violencia contra las mujeres.

Tanto en las democracias pacíficas como en los países sumidos en grandes conflictos, las mujeres salieron a las calles, aunque en menor número en comparación del año pasado, cuando la pandemia aún no había alcanzado su máxima expresión.

En Francia, donde una mujer es asesinada cada tres días por su pareja o expareja, según las cifras del 2019, decenas de miles marcharon en las grandes ciudades pidiendo mayor acción oficial contra los feminicidios.

En Turquía, varios centenares de mujeres musulmanas uigures protestaron cerca del consulado amurallado de China en Estambul, pidiendo el cierre de los campos de encarcelamiento masivo en la región de Xinjiang.

"La violación es un crimen contra la humanidad", rezaba un cartel, en referencia a una información de la BBC que denunciaba violaciones sistemáticas y esterilización forzada de mujeres en estos campos. Pekín lo niega.

En Grecia, donde los medios de comunicación se han llenado de historias relacionadas con el acoso sexual, cientos de mujeres se reunieron en la plaza Sintagma de Atenas. Mientras que en España, donde el movimiento feminista ha tomado gran fuerza en los últimos años, miles de personas recorrieron las calles de las principales ciudades y decenas en Madrid, donde la protesta estaba prohibida por el coronavirus.

En Varsovia, hombres y mujeres protestaron por la prohibición casi total de los abortos tras un reciente endurecimiento de las normas en Polonia.

En Argelia las mujeres reclamaron la derogación del código de la familia, adoptado en 1984 e inspirado en parte de la ley islámica (sharia). Según las feministas, las convierte "en menores de por vida".

En India, muchas mujeres se agolparon en las afueras de la capital para unir sus fuerzas a las de los agricultores que llevan meses protestando contra las controvertidas reformas del gobierno.

En la vecina Birmania, sumida en una crisis política y social, las mujeres estuvieron en primera línea de las protestas prodemocracia en Rangún.

Hubo marchas en Pakistán. Y cientos de personas protestaron en Filipinas contra el asesinato de activistas.

Al otro lado del mundo, activistas de derechos humanos y representantes de gremios en Venezuela pidieron la liberación de al menos 17 mujeres que, dicen, fueron detenidas por razones políticas.

Bajo la consigna "paren de matarnos", en Argentina rechazaron la violencia y los feminicidios. En México, Colombia, Brasil, Perú, Uruguay, Ecuador, Cuba, entre otros, también hubo marchas.

Pandemia agudiza desafíos

Ante el Parlamento Europeo, la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, advirtieron que la pandemia y la crisis económica y política agudizan los desafíos que enfrentan las mujeres en su demanda de igualdad de derechos.