Siete personas murieron y 20 resultaron heridas el viernes, incluyendo miembros de las fuerzas de seguridad, en un ataque suicida con bomba en el distrito de Midan del centro de Damasco, informó la agencia de noticias estatal siria SANA.

Activistas de la oposición dijeron que la explosión ocurrió mientras fieles musulmanes salían de la mezquita Zeen al-Abadeen.

"Hace unos 30 minutos, escuché una explosión realmente fuerte. Sentí como que temblaba y pienso que todos en Damasco deben haberla sentido", dijo Mar Ram, un activista que vive en Midan, un centro de protestas frecuentes contra el presidente Bashar al-Assad.

"Hemos estado escuchando muchas explosiones en Damasco últimamente, la acción se está incrementando y parece que los (rebeldes) y las fuerzas de Assad están comenzando a enfrentarse en Damasco también", agregó.

El canal de televisión Ikhabria, partidario del Gobierno, dijo que sus periodistas escucharon tiros mientras filmaban los daños. Mostraron a una persona en uniforme militar siendo retirada del lugar de la explosión y partes de cuerpos esparcidas por una calle.

Los activistas dijeron que la explosión apuntó contra un autobús repleto de militares leales que habían sido llevados al área para aplastar protestas disidentes.

"Pienso que fue el régimen porque ocurrió cerca de una mezquita y la gente sale a protestar los viernes y quieren asustarlos", dijo Ram.

"Pero, para ser sincero, también podría ser el Ejército de Liberación Sirio (rebelde) tratando de apuntar contra fuerzas de seguridad o una patrulla. No quieren que el régimen piense que Damasco es su ciudad, que pueden estar cómodos e inmunes allí", agregó.

Otro activista dijo que estaba camino a la mezquita Zeen al-Abadeen cuando escuchó la explosión.

"Fue muy fuerte y las ambulancias pasaron rápido por delante nuestro (...) Pude ver partes de cuerpos y pedazos de carne en la calle, el frente de un restaurante parecía destruido. La gente estaba gritando", relató.

Naciones Unidas dice que las fuerzas de seguridad han matado al menos a 9,000 personas desde que comenzó el conflicto.

Damasco afirma que 2,600 de sus efectivos de seguridad murieron a manos de insurgentes que han tomado el control de áreas de pueblos y ciudades en el país de 23 millones de habitantes y que continúan lanzando ataques guerrilleros.

RDS